La odisea de un chofer para que una embarazada diera a luz

0
29

Mauro Giopini, de la línea 53 de Ersa tuvo que vaciar su unidad para trasladar a una parturienta al Hospital Misericordia. Junto con un grupo de pasajeros atravesó toda la ciudad

Mauro Giopini, chofer de la línea 53 de Ersa tuvo que vaciar su unidad para trasladar a una mujer que estaba a punto de parir al Hospital Misericordia.

«Íbamos por barrio Talleres y me dijeron unas pasajeras que siempre suben, ‘Mauro prepárate porque vas a tener un parto’, pensé que estaban haciendo bromas pero después me dijeron ‘Mauro pará porque la chica no da para más’ y ahí tuve que bajar a los pasajeros», contó el conductor del colectivo a Cadena 3.

«La verdad que tengo que agradecer a esas señoras que me dieron una mano y tranquilizaron la situación. Fue darle una mano a esa chica», aseguró y agregó: «Yo le dije vamos al Tránsito o al de Urgencias pero me decía: ‘No, vamos al Misericordia’ y para allá nos fuimos».

Mauro dijo que que eran las 7.30 cuando arrancó para el centro y se encontró con todo el tráfico, por lo que tuvo que avanzar a los bocinazos como una ambulancia, pidiendo permiso y tratando de tener prioridad.

Por su parte, Jésica, una de las pasajeras que iba con su hijo contó que «la chica empezó con contracciones y en estado de parto».

«La gente le quería dar plata para que se tomaran un taxi porque no estaban en buena situación económica y el chofer dijo que ‘no’, que ‘era su responsabilidad una vez que estaban arriba del colectivo y bajó toda la gente porque la chica no aguantaba el dolor'», detalló.

«El chofer viajó con cinco pasajeros que siempre van a Ciudad Universitaria y dijo que era en el Misericordia y la verdad que fue muy lindo el gesto del chofer», comentó.

«Cuando llegamos hasta el Misericordia pasaron dos señoras con una nena en camilla porque la chica no daba más y la bajaron. La subieron a la camilla y estuvimos un rato esperando y después el chofer llenó una planilla porque tenía que volver a la rutina, pero dejó todos sus datos asentados», apuntó.

Jésica prestó la remera blanca de su hijo para sacar por la ventana del colectivo y de esa forma tratar de agilizar el tránsito en hora pico.

Según contaron pasajera y conductor, la mujer tuvo una bebé.

Entrevista de Fernando Genesir y Mario Pereyra