Macri se recuesta en el Congreso con una agenda social

0
86
LO MÁS IMPORTANTE
  • El Presidente abrió el año legislativo con un pedido de aprobación de 9 leyes y celebró el debate sobre la despenalización del aborto.
  • Sin alusiones a la “herencia” K, trazó un escenario económico optimista.
  • “Lo peor ya pasó”, aseguró. Ratificó la receta del gradualismo para crecer.
Por Juan José Domínguez

En 40 minutos, y entre unas pocas interrupciones por aplausos del oficialismo, Mauricio Macripidió la aprobación de nueve leyes y celebró el debate sobre la despenalización del aborto, con un derroche de optimismo sobre la marcha de la economía. “Lo peor ya pasó”, aseveró, para luego repasar datos favorables de inflación, pobreza y empleo registrado. “Ahora vienen los años en los cuales el país va a crecer”, anunció.

Así fue su tercer discurso como Presidente de la Nación ante la Asamblea Legislativa, para dejar inaugurado el 136° período de sesiones ordinarias.

A diferencia de los dos años anteriores, en los que fue abucheado por el kirchnerismo y la izquierda, esta vez los congresistas escucharon en silencio las palabras del mandatario, que tampoco se detuvo en criticar la gestión de su antecesora, Cristina Kirchner, como sí lo había hecho, y con denuedo, en 2016 y en 2017.

El líder del PRO estuvo escoltado por la vicepresidenta Gabriela Michetti, a cargo de la sesión, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. En la primera fila del hemiciclo escucharon el discurso el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y el jefe del interbloque Argentina Federal de la Cámara alta, el justicialista Miguel Pichetto, el hombre con quien Cambiemos negocia la sanción de todas las leyes. Sin su visto bueno no alcanzan los números para aprobar ninguna.De los nueve proyectos de ley que pidió aprobar Macri, tres son de índole económica: el blanqueo de trabajadores, la extensión de días de licencias laborales (entre ellas, la de paternidad) y el régimen de Financiamiento Productivo (mercado de capitales), que tiene media sanción de Diputados.

Los dos primeros, que aún no fueron enviados al Congreso, son textos sustitutos del frustrado proyecto de reforma laboral, que había ingresado el año pasado por el Senado y que Pichetto mandó a guardar por falta de acuerdo y reparos del sindicalismo. Esta partición es un nuevo intento, pero sobre todo es un gesto del Gobierno ante la queja de sus principales aliados parlamentarios.

Otros tres de los nueve proyectos de ley que el Presidente pidió aprobar son de índole judicial: la extinción de dominio, para “recuperar lo robado” en casos de corrupción, que ya tiene la media sanción de Diputados, y las reformas de los códigos Penal y Procesal, que aún no ingresaron al Congreso.

“Les pido a los legisladores que les den a estos temas la importancia que merecen para cuidar a todos los argentinos”, dijo sobre las reformas penal y procesal luego de elogiar la tarea realizada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, una de las funcionarias más cuestionadas por la oposición.

“Queremos sentirnos cuidados, y para eso también tenemos que pensar en los que nos cuidan. Las mujeres y los hombres de nuestras fuerzas de seguridad se juegan la vida por nosotros y merecen todo nuestro respeto y admiración”, dijo Macri, mientras la transmisión oficial enfocaba a una sonriente Bullrich, un mes después de la polémica defensa gubernamental al policía Luis Chocobar, procesado judicialmente por haber matado por la espalda a un ladrón.

EL DISCURSO. Medido para oficialistas, “marketinero” para opositores

CHEQUEO. Muchos verdaderos, algunos falsos y un apresurado

ECONOMÍA. Con datos del arranque de 2018, auguró “años en los que vamos a crecer”

OPINIÓN. La economía de Macri, un punto débil

MIRÁ EL INFOGRÁFICO. Análisis del discurso de Macri

TE PUEDE INTERESAR. Vidal: El Fondo del Conurbano nos sacará de la quiebra

OPINIÓN. Sacudirse el polvo de los encasillamientos ideológicos

Conexión

Macri también anunció que presentará un proyecto de ley de Integridad Pública (reforma de la actual ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública) para luchar contra la corrupción, y pidió a los legisladores cambiar la norma que prohíbe que se publiquen los resultados por escuela de la evaluación Aprender.

La novena iniciativa anunciada por Macri, que aún está en fase de redacción en el Gobierno, está destinada a disminuir el embarazo adolescente no intencional porque, según dijo, “cada año más de 100 mil chicas menores de 19 años quedan embarazadas y 7 de cada 10 de esos embarazos no son intencionales”.

El mandatario conectó este último asunto directamente con el proyecto de legalización del aborto, que será presentado el martes con unas 70 firmas de diputados de distintas bancadas, incluida la del oficialismo.

“Hace 35 años que se viene postergando un debate muy sensible que como sociedad nos debemos: el aborto. Como más de una vez dije, estoy a favor de la vida. Pero también estoy a favor de los debates maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos. Por eso, vemos con agrado que el Congreso incluya este tema en su agenda de este año. Espero que se escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas”, dijo Macri.

La oposición, en general, no aplaudió nunca en todo el discurso de Macri, salvo al inicio, cuando a regañadientes tuvieron que ponerse de pie porque había pedido rendir un homenaje a los 44 tripulantes del submarino extraviado ARA San Juan.

La que sí aplaudió al mandatario en reiteradas ocasiones fue la diputada Elisa Carrió, quien sin embargo, a la salida del Congreso y contra el mensaje presidencial, pidió no debatir el aborto legal “por respeto a las creencias”.

MIRÁ EL INFOGRÁFICO. Análisis del discurso de Mestre

Expresidentes: Dos ausentes

La antecesora de Macri permaneció en El Calafate.

Cristina Fernández fue la gran ausente de la ceremonia, a la que tampoco asistió su colega senador y también expresidente peronista Carlos Menem. Quien sí dio el presente fue Adolfo Rodríguez Saá, que estuvo en el poder una semana en 2001.