Activan el protocolo de seguridad en Cataratas por la crecida del río

0
158

El acceso a la Garganta del Diablo, el mayor salto de las Cataratas del Iguazú, fue cerrado al ser activado el Protocolo de Seguridad en el Circuito Superior. Siguen abiertos al público todos los otros recorridos del paseo, informó la Administración de Parques Nacionales (APN).

520b83bd75aaf_260x171

En el marco de esa medida, comenzaron las tareas de rebatimiento de las pasarelas desmontables que se extienden por más de un kilómetro sobre el río Iguazú, para evitar su destrucción por resistencia a la fuerza del agua.

De esta manera, las pasarelas podrían ser arrastradas sólo unos metros por el río, pero cuando vuelva a su cauce normal se las recuperaría y reinstalaría en uno o dos días, como ha ocurrido en crecidas anteriores.

La medida fue adoptada por el intendente del Parque Nacional Iguazú, Juan Sergio Bikauskas, y Marcelo Zuliani, Gerente de Operaciones de la empresa concesionaria «Iguazú Argentina».

Comenzaron las tareas de rebatimiento de las pasarelas desmontables que se extienden por más de un kilómetro sobre el río Iguazú, para evitar su destrucción por resistencia a la fuerza del agua

Un comunicado de Prensa de la APN precisa que actualmente «el nivel del río es muy alto y la velocidad del flujo de agua aumenta considerablemente».

«Es entonces cuando se procede a desprender las pasarelas de sus sostenes, para no comprometer la estabilidad de esas estructuras de hormigón», explica a continuación, y añade: «una vez que la crecida baje nuevamente, se rearman los tramos montando la estructura.

El texto alcara que «durante todo este procedimiento el Parque Nacional Iguazú permanece abierto, y quienes estén visitando el mismo podrán disfrutar con los estándares de seguridad adecuados de este evento especial  en el resto  de los atractivos».

La metodología de trabajo fue propuesta, aprobada y conducida por la APN, en tanto las obras fueron llevadas adelane por la concesionaria, conforme lo establecido en la licitación.

Se trata de un «moderno sistema de pasarelas, caracterizadas por un desarrollo arquitectónico ecológico, y diseñadas especialmente para que ante este tipo de sucesos naturales, se resguarden los pilotes estructurales evitando así que el circuito se cierre por años como ocurría con la infraestructura anterior», agrega.