Alerta en Santa Fe por la crecida del río Paraná

0
100

600x0_677749Tras decretar la “emergencia hídrica”, autoridades de la municipalidad se reunieron con funcionarios provinciales para coordinar esfuerzos. En Iguazú dejó de llover y continúa la bajante de los ríos.

 

Las abundantes lluvias de los últimos días en la cuenca y la consecuente crecida del río Paraná ya dejó a 700 familias afectadas en Paraguay y se espera que las consecuencias se sientan en los próximos 25 días al sur de la frontera, según los informes del Instituto Nacional del Agua (INA).

En este contexto, el municipio de Santa Fe, que hace una década sufrió una inundación histórica que dejó 24 muertos, declaró ayer la “emergencia hídrica para preparar la ciudad ante la significativa crecida pronosticada“.

En conferencia de prensa, el intendente José Corral explicó que “se pronostica un pico de 5,85 metros para el 20 de julio”.

Hoy se realizó un encuentro entre funcionarios municipales y provinciales. Luego Corral, el ministro de Aguas, Antonio Ciancio, y Carlos Paoli, director del Centro Regional del INA, conversaron con la prensa.

Está prevista la evacuación de familias que están fuera de los anillos de defensa, principalmente localizadas en la Vuelta del Paraguayo, Colastiné Sur, la zona del valle de inundación del Salado, que se encuentran en planes de reubicación pero que todavía están en zonas vulnerables. Estamos articulando la asistencia”, señaló el intendente.

“Buscamos ponerle algún grado de certeza a algo que es bastante incierto por cómo son los pronósticos, que ayer se difundieron de forma indiscriminada. Hay que ir confirmándolos o desmintiéndolos poco a poco. De todos modos, nos preparamos para un nivel de agua importante”, comentó, de su lado, Ciancio.

En sintonía, el director del INA anticipó: “Saber cuál va a ser la magnitud de la crecida en Santa Fe se podrá conocer precisamente luego de que el pico pase en la ciudad de Corrientes (que es donde se reúne el Alto Paraná con el río Paraguay). Los pronósticos, con la situación de lluvia que se ha producido hasta ayer, indican un pico estimado en Corrientes para el 1 ó 2 de julio del orden de los 7,40 metros, de no producirse nuevas lluvias. Ese pico sube rápido, pero también baja de manera muy rápida y esa crecida se puede aplanar antes de llegar a Santa Fe”.

En tanto, la Sociedad Rural de la localidad bonaerense de San Pedro puso en alerta a los productores de ganado de la zona de islas “atentos a la posibilidad de un crecimiento del río que podría complicar la región en los próximos 20 días”.

La situación del Iguazú

Fuentes de Gendarmería indicaron a Infobae que el tiempo en Iguazú mejoró y los ríos comenzaron a bajar casi “diez centímetros”.

Por eso, se habilitó el paso por el puente sobre la Ruta Nacional 12, que mantenía dividida en dos a la provincia de Misiones, informaron autoridades locales.

La empresa que explota los servicios turísticos en las Cataratas del Iguazú aclaró que del lado argentino el parque se mantuvo abierto con normalidad pese a la inusual crecida de las aguas, con excepción del sector de la Garganta del Diablo, “posibilitando que los visitantes del área disfruten de un paisaje pocas veces visto”.

“El agua está bajando. Estamos por analizar cuáles fueron los daños que provocó el aumento del caudal, si es que los hubiere. Hay mucha desinformación, creen que las cataratas se están evacuando con canoas, cosa que no es así”, advirtió el gerente de Iguazú Argentina, Marcelo Zuliani.

 

Fuente:Infobae.com