Aquella fórmula con De la Sota en 1988

0
971

Afichge

Fueron parte de la Renovación peronista de 1985 en adelante. Integraron la fórmula que perdió la interna de 1988 contra Menem-Duhalde. El gobernador resaltó su figura por Twitter.

 

La derrota a manos del radical Raúl Alfonsín había desnudado al Partido Justicialista en 1983, en el regreso a la democracia, que implicaba para el peronismo la primera elección sin su creador y líder, Juan Domingo Perón, fallecido en 1974.

El justicialismo entró en una etapa de crisis interna y búsqueda de un nuevo liderazgo. Apareció entonces un grupo que impulsaba cambios de métodos en la fuerza creada por Perón, para hacerla más democrática, horizontal y que actualizara su discurso.

Surgió así la llamada Renovación peronista, que tenía como máximo exponente alhoy fallecido Antonio Cafiero, además de José Luis Manzano, Carlos Menem, José Manuel de la Sota, entre otros.

En varios distritos, los renovadores rompieron con la estructura formal del PJ, dominada por la ortodoxia de Vicente Saadi, Herminio Iglesias y Lorenzo Miguel, y se asociaron con otras fuerzas, como la democracia cristiana, para ir por afuera en el turno electoral de 1987, en el que se elegían gobernadores y se renovaba el Congreso.

Aquella elección implicó un contundente triunfo del peronismo renovador, cuyo resultado principal fue en la provincia de Buenos Aires, donde fue elegido Cafiero como gobernador.

En Córdoba, De la Sota perdió ante Eduardo Angeloz, que logró su primera reelección.

El resultado lo caputapultó como aspirante a suceder a Alfonsín a Cafiero, que avanzó en su proceso renovador.

Pero la Renovación tuvo su cisma y se separaron Cafiero y Menem, que terminaron enfrentándose en una elección interna abierta el 9 de julio de 1988.

Cafiero eligió a De la Sota como su candidato a vicepresidente, en busca de profundizar el proceso renovador y de tener un compañero de fórmula del interior del país, ya que él era porteño y representaba a la provincia de Buenos Aires.

 

Menem optó por Eduardo Duhalde, intendente de Lomas de Zamora, y buena inserción en el conurbano bonaerense para hacerse fuerte en el principal distrito electoral.

El 9 de julio de 1988, un millón y medio de afiliados e independientes votaron en aquella interna. Menem – Duhalde se impusieron con el 53,94% de los votos, frente al 46,06 obtenido por Cafiero-De la Sota (833.353 a 711.596 sufragios).

Menem-Duhalde se impusieron en 18 provincias, entre ellas Buenos Aires gobernada por Cafiero.

Córdoba fue la mejor elección para Cafiero-De la Sota, con 70 por ciento de los votos.

En la presidencial, Menem le ganó a Eduardo Angeloz y asumió anticipadamente como presidente en mayo de 1989.

De la Sota fue embajador en Brasil del nuevo gobierno.

Patriota, humanista y cristiano

Conocido su deceso, el gobernador exhaltó la figura por Twitter.

Hoy nos deja un patriota profundamente humanista y cristiano. Gracias querido Antonio Cafiero por todo lo que le diste a nuestro país.

— José M. de la Sota (@DelaSotaOk) October 13, 2014

 

Fuente: Diario La Voz del Interior