Arzani reclamó al Gobierno una decisión

0
157

“Malvinas Argentinas no puede esperar otro estudio de impacto ambiental”, dijo el intendente. Reunión a solas con el Gobernador. La Provincia no dará una respuesta en lo inmediato. Nueva manifestación ambientalista e intenso control policial en el municipio.

arzani_1

Por Redacción LAVOZ

“Si el estudio de impacto ambiental dio negativo, la empresa no se puede radicar”, sostuvo el intendente de Malvinas Argentinas, Daniel Arzani, con respecto a la planta de semillas que Monsanto ya comenzó a construir en esa localidad. “Malvinas no puede esperar otro estudio de impacto ambiental”, aseveró.

El intendente mantuvo ayer una reunión a solas con el gobernador José Manuel de la Sota a quien le expuso esa posición. Jorge Lawson, ministro de Comunicación de la Provincia, dijo que De la Sota se tomará tiempo antes de anunciar una decisión.

En concreto, Arzani le pide al Gobernador que declare definitivo el estudio de impacto ambiental que la Secretaría de Ambiente ya le desaprobó a Monsanto y que le permita presentar uno nuevo. “¿Dio negativo o cómo es?”, se preguntó el intendente. “Esto se tiene que aclarar de una vez”.

Fuentes del ministerio de Ambiente dijeron que es probable que la Provincia demore varios días en responder al pedido del intendente porque, sostuvieron, el tema es complejo y tiene varias aristas.

Ante esta situación, Monsanto ratificó su intención de instalarse en Malvinas y pidió que se abra una mesa de diálogo. “Entendemos la preocupación del intendente por el nivel de violencia que se vive en su comunidad. Y por eso pedimos que se abra una instancia de diálogo que nos ponga a todos en la misma mesa para discutir de manera racional”, expresó ayer Adrián Vilaplana, gerente de Asuntos Corporativos.

Estudio

El 10 de febrero pasado, la Provincia anunció la desaprobación del estudio presentado por Monsanto. Entre las principales

objeciones, la comisión evaluadora determinó que la empresa no había especificado qué haría con los residuos ni cómo resolvería el impacto en el tránsito.

Germán Pratto, secretario de Ambiente, dijo en ese momento que la empresa podía presentar un nuevo estudio. Ese mismo día, Monsanto confirmó que lo haría y que sería bajo la nueva legislación ambiental que se espera que la Unicameral sancione en los próximos meses.

El jueves pasado, los asambleístas que se oponen a la instalación de la planta hicieron una marcha hasta la Municipalidad para exigirle a Arzani que firme un decreto para prohibir a Monsanto en la ciudad.

Argumentan que el intendente se había comprometido a que, en caso de ser reprobado el estudio de impacto ambiental, la empresa se tendría que ir. Esa movilización terminó con un enfrentamiento entre manifestantes y la Policía frente a la Municipalidad, con al menos cuatro heridos.

Temor a un juicio

Ante ese pedido de los manifestantes, Arzani respondió que él no puede decretar la salida de Monsanto porque correría el riesgo de que la empresa demande a la Municipalidad. “Tengo que cuidar la institucionalidad. Si hago eso, dejo judicialmente en desventaja al municipio”, sostuvo ayer el intendente a este diario.

Tras los incidentes del jueves pasado, Arzani dijo estar “harto” del conflicto que ya lleva un año y medio, y que quiere una solución rápida. “Hoy, lo que más me interesa es la paz social”, dijo ayer.

A la pregunta sobre si analiza la posibilidad de hacer una consulta popular en Malvinas, tal como le reclaman los vecinos que se oponen a la planta, Arzani respondió: “Vamos a analizar todas las posibilidades. Si la gente tiene que decidir, que decida. Pero es preferible que esto se soluciones con decisiones políticas y rápido”.

El intendente también se quejó de la ausencia de autoridades nacionales, siendo que fue la propia Presidenta quien en 2012 anunció la inversión de Monsanto en Córdoba.

“En estos dos años, no apareció ningún ministro de la Nación a explicar cómo es el modo de producción, cómo se manejan las patentes de las semillas o la seguridad alimentaria”.

El planteo de Arzani se agravó cuando el jueves pasado un grupo de manifestantes ambientalistas se enfrentaron con la policía para ingresar al municipio.

Antes, el Gobierno provincial había resuelto rechazar el informe de impacto ambiental presentado por la empresa y ésta anticipó que elaboraría uno nuevo.

En el inicio de sesiones de la Legislatura, por otra parte, el gobernador De la Sota anunció el envío de modificaciones a la normativa ambiental provincial para ponerla en línea con la legislación vigente en el país.

Ciudad sin calma
Custodiada. Después de los incidentes del jueves y tras el anuncio de los asambleístas de que volverían a marchar a la Municipalidad, Malvinas tuvo ayer una muy fuerte presencia policial. Asimismo, vecinos que apoyan al intendente se instalaron frente al edificio municipal, detrás de un vallado, para contraponerse a la marcha.
Al Panal. Ante esa situación, la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida decidió no movilizarse por la ciudad y trasladar el reclamo al Centro Cívico, en la Capital. Bajo la lluvia, marcharon a la Casa de Gobierno para exigir que se vaya Monsanto.
Denuncia del FIT
Cintia Frencia, legisladora del Frente de Izquierda, anunció que pedirá en la Unicameral un informe de los motivos por los cuales la Policía paraba colectivos y pedía documentos de identidad ayer en Malvinas. “Sitiaron la ciudad”, afirmó Frencia.