Bancos del exterior estimaron que el próximo Gobierno heredará u$s15.000 millones de reservas

0
118

Dos bancos del exterior estimaron el nivel de activos del BCRA que heredará el próximo Gobierno. Hoy se ubican en u$s32.600 millones y descendieron un 25% en lo que va de 2013

0010330271

Por: Jorgelina do Rosario jdorosario@infobae.com

La sangría de reservas del Banco Central no sólo es un problema que desvela en la actualidad, sino que también es una preocupación de cara a los dos últimos años del Gobierno de Cristina Kirchner. Con una caída del 25% en lo que va del año, hoy se ubican en u$s32.600 millones, tras una pérdida acumulada de u$s462 millones en la semana y unamínima recuperación de 2 millones en la jornada de ayer.

Por eso, el periodo de transición no resulta promisorio para la entidad presidida por Mercedes Marcó del Pont. El último informe que publicó el banco de inversión Credit Suisse al que accedió Infobae proyecta que las reservas caerán a u$s26.600 millones en 2014. Y el “próximo presidente podría heredar reservas” en torno a los los u$s15.000 millones en diciembre de 2015.

En el reporte publicado esta semana, el banco de inversión suizo estima que los servicios de la deuda en moneda extranjera, incluyendo deuda soberana, vencimientos provinciales y corporativos, se ubicarán en u$s12.500 millones en 2015. “Esto equivale al 47% nuestra proyección de reservas a fines de 2014, y el 80% de lo estimación dentro de dos años”, especificó el informe de la economista Casey Reckman.

“El mayor riesgo de este escenario incluye una cosecha menor a la esperada, precios de los commodites más bajos, una economía brasileña debilitada y una fuerte devaluación del real“.

El banco USB –también suizo- coincidió en la caída en las reservas para los próximos dos años. La proyección para fines del año que viene es u$s1.400 millones menor a Credit Suisse, con activos del Banco Central en torno a los 25.200 millones de dólares. En cambio, USB valuó en u$s20.200 millones las reservas extranjeras en dos años.

Esta última estimación se asemeja a la del economista argentino Luis Secco, quien analizó reservas netas en torno a los u$s19.000 millones al final del periodo 2015. El especialista aseguró que son “supuestos conservadores” y que estos números desvelan al Gobierno argentino. El uso de dólares se dará principalmente por importaciones, turismo, el pago de deuda privada y pública.

La entidad financiera USB comparó a la Argentina con Venezuela, y sostuvo que caminan por una “línea fina”. Para el banco, “ambos países fallan en realizar un cambio significativo de su política, y eligen en su lugar parches temporales para lidiar con sus problemas, como un mayor grado de devaluación” del peso y del bolívar.

Parche turístico

A su vez, el surgimiento de “múltiples tipos de cambio” es un escenario que no descartan para las dos naciones de América Latina. Por su parte, Credit Suisse estimó una devaluación del peso en torno al 27% en 2013 y del 30% para el año próximo. Sin embargo, un fuerte avance del dólar oficial “aún parece ser el último recurso, ya que la presidente Kirchner y su equipo económico han hecho comentarios relacionando la devaluación a crisis pasadas”.

De cumplirse con los vaticinios más pesimistas de los bancos, las reservas se ubicarían a fines de 2015 en un valor similar al 2 de enero de 2002 (u$s15.164 millones), cuando asumió Eduardo Duhalde en el marco de la fuerte crisis que atravesó el país. El mínimo de reservas post-convertibilidad fue de u$s8.245 millones en enero de 2003.

La agenda poselectoral marcó la urgencia sobre las acciones tomar por la sangría de reservas. El desdoblamiento cambiario parece ser la opción oficial que pisa con más fuerza, con un “dólar turista” entre el oficial y el paralelo, aunque más arriba que el dólar tarjeta, en torno a los 7,20 pesos. Credit Suisse consideró que a esta medida pueden sumarse “límites a las compras con tarjetas de crédito en el exterior”.

El déficit turístico este año pesa más. Durante el primer semestre se fueron u$s4.530 millones por turismo, una suba del déficit de 157% contra el mismo período de 2012. Todo esto a pesar de a pesar de las restricciones para hacerse de divisas y del recargo del 20% de la AFIP para pagar con tarjeta en el exterior. En cambio, para atacar el déficit energético se necesita más tiempo e inversiones.

Si bien el mercado descuenta medidas, se conocerían una vez que la Presidente retome sus actividades de forma paulatina desde la semana próxima. Como consecuencia de la caída de reservas, la sed de dólares se profundizó con elcepo cambiario en octubre de 2011. Fue un parche que buscó frenar la salida de dólares, pero por sólo tapar agujeros, el efecto duró poco.