Boca sufre por la baja de sus conductores en la definición del campeonato

0
143

0010316496Bianchi está preocupado porque las lesiones lo persiguieron durante todo el año. El plantel suma 48 bajas en el 2013 y 23 en los últimos tres meses. Las ausencias de Gago y Riquelme lo dejan sin generación de juego.

 

Lágrimas en los ojos. De dolor, bronca e impotencia. Lágrimas que salen de los ojos de Fernando Gago y que simbolizan el agobio de las lesiones. El volante “xeneize” sintió un pinchazo en el isquiotibial derecho después de trabar con Paredes, y se fue con la cabeza gacha en el entrenamiento del jueves.

A la baja del ex jugador del Valencia se le sumó la de Riquelme. El capitán de Boca no pudo entrenar con normalidad durante la semana debido a un cuadro febril y quedó descartado para enfrentar a San Lorenzo. De esa forma, el “Virrey” se quedó sin los dos jugadores más importantes para generar juego.

Bianchi arma un equipo diferente todas las semanas. Está obligado a hacerlo porque las lesiones se repiten y las bajas son continuas. Desgarros, contracturas, fatigas, gripe, ligamentos. Un varieté que desespera a los dirigentes y desanima a los hinchas.

Boca encara la etapa definitoria del torneo al que le quedan seis fechas. Está a cuatro puntos de Newell’s que es el dueño de la cima y jugará con San Lorenzo el domingo, que está un punto abajo y es uno de los competidores para quedarse con el Torneo Inicial.

El equipo del “Virrey” deberá correr la recta final sin una pieza clave como Gago que, después de confirmarse su desgarro, estará inactivo por tres semanas. A eso le debe sumar la duda de si Riquelme podrá jugar todos los partidos que restan en plenitud física.

Las noticias en el principio de la semana eran buenas para el técnico. Erbes y Ribair Ridríguez estaban listos para volver y le daban mayor aire a Bianchi para decidir a quien poner en la mitad de la cancha. Pero la tarde de ayer fue negra. La lista de concentrados marcó el interrogante en la formación que saldrá a jugar en el Bajo Flores.

A Boca aún le queda jugar con dos competidores directos por el título como lo son el equipo de Pizzi y Arsenal. El equipo de Alfaro empató con All Boys y perdió la chance se escalar en la tabla. Pero la sorpresa mayor fue la igualdad de Newell’s ante Colón. El conjunto rosarino dejó pasar una nueva posibilidad para ampliar la ventaja en la tabla y le dejó servido a Boca la ilusión de ponerse a un punto.

El panorama actual del “xeneize” es negro y confuso. Bianchi quiere mantener el estado anímico de sus jugadores que ven como las posibilidades de salir campeón pueden escaparse con las bajas de jugadores claves en el armado del juego. Aún no hay nada dicho pero lo que si está claro es que Boca baila con la más fea.

 

Fuente: Infobae.com