Bolivia presentó una queja ante la ONU por el incidente con Evo Morales

0
235

600x0_679480El embajador Sacha Llorenty confirmó que ya realizaron una denuncia por el «secuestro» del presidente boliviano en el aeropuerto de Viena. El funcionario diplomático agradeció la solidaridad de Cristina Kirchner.

 

 

El embajador boliviano ante la ONU, Sacha Llorenty, anunció que ya presentó una queja formal por el bloqueo que sufrió el avión que trasladaba al presidente Evo Morales y su delegación desde Moscú hasta La Paz, cuando varios países le cerraran su espacio aéreo sospechando que llevaba al filtrador norteamericano Edward Snowden.

Esta mañana, había adelantado sus planes en una entrevista con la BBC en la que dijo: «He conversado con la secretaría general de Naciones Unidas manifestando nuestra indignación y poniendo en conocimiento de estos sucesos. Estamos formalizando una denuncia por esta agresión que ha sufrido el presidente de Bolivia, Bolivia y Latinoamérica».

«Se ha violado el derecho internacional. El presidente es una persona protegida internacionalmente cuando, como cabeza de Estado, realiza este tipo de viajes. Es absolutamente inadmisible lo que ha sucedido», declaró Lorrenty desde la ciudad suiza de Ginebra.

El embajador boliviano ante la ONU también declaró a Radio Del Plata que estaban convencidos de que los gobiernos europeos que negaron el sobrevuelo a Morales estaban siguiendo órdenes del gobierno norteamericano, afectado por las revelaciones de Snowden acerca de los programas de cyberespionaje que los Estados Unidos realizan.

“No creemos que Estados Unidos haya tenido que ver sino que estamos seguros que fue así», sostuvo Llorenty.

Además, el funcionario diplomático agradeció a la presidente Cristina Kirchner por su «solidaridad» hacia Morales, y reveló que la mandataria estuvo «en contacto permanente» con el mandatario boliviano.

Tras casi 14 horas de haber estado varado en el aeropuerto de Viena, Morales ya reinició su vuelo hacia La Paz, previo dos escalas técnicas a las islas Canarias y Fortaleza, Brasil.

 

Fuente: Infobae.com