Camila Speziale contó su calvario en Rusia

0
411

Palacio-Invierno-Petersburgo-MARTIN-KATZ_CLAIMA20131124_0074_14“Tranquila voy a estar el día que me den un pasaje y vuelva a mi casa”, dijo en una entrevista.

 

Luego de haber estado detenidos durante dos meses en San Petersburgo, Rusia, los activistas argentinos de Greenpeace Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi fueron liberados bajo fianza la semana pasada.

Sin embargo, los activistas no pueden abandonar aún Rusia, ya que, a pesar de estar fuera de prisión, hay un proceso judicial en desarrollo, mientras que los cargos por piratería y vandalismo, que podrían significar entre 8 y 15 años de cárcel para los ecologistas, siguen vigentes.

“Yo no estoy tranquila. Estoy contenta. Pero tranquila voy a estar el día que me den un pasaje y vuelva a mi casa”, señaló Camila Speziale al diario Clarín, donde la esperan sus cinco hermanos menores, sus amigas y su carrera de fotografía.

La mamá de Camila viajó a San Petersburgo para estar junto a su hija y ambas pasearon por la ciudad tras la liberación de la joven.

“Pensaba: esto no está pasando. ¿En qué momento me vienen a buscar para llevarme de nuevo? Pensaba tonterías: los edificios son hermosos, qué lindo que es el cielo”, contó en relación a su liberación.

Sin embargo, Camila relató que aún no se relaja y que le costó dormir desde el jueves.

“Sentía que de un momento a otro iba a aparecer un tipo y decirme que es la hora de la inspección”, señaló Camila, al tiempo que manifestó su preocupación por otros dos activistas que aún permanecen encarcelados.

Según añadió, “el fin de semana en la cárcel es horrible”, dado que, durante la semana recibía visitas del cónsul o los abogados, actividades que se interrumpían durante sábado y domingo. Por ello, explicó que se le hacía “larguísimo”.

Consultada acerca de qué hacía en esos momentos, respondió: “Pasaba de mirar tele, a leer, a quedarme mirando el techo, a escribir. Y así. Y llegaban momentos en que no tenía ganas de hacer nada. Intentaba hacer ejercicios, algo…”.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior