Caso Ángeles Rawson: Mangeri dijo que le armaron una causa

0
155

El único detenido por el crimen dijo que vio a la adolescente cuando se fue a la escuela y que después “no vio más a nadie”, relató su abogado.

Por Agencias Télam y DyN

mangeri1

Jorge Néstor Mangeri, el único detenido por el crimen de la adolescente Angeles Rawson, terminó de declarar alrededor de las 16.30 ante el juez de instrucción Javier Ríos, informaron fuentes judiciales.

Mangeri “dijo que le armaron una causa”, según aseguró esta tarde el abogado Miguel Angel Pierri, defensor del portero preso y procesado por el homicidio.

“Contó que la vio a Ángeles muy temprano, cuando se fue a la escuela, a su madre y a Sergio Opatowski y después no vio más a nadie”, relató Pierri.

El abogado aseguró que el portero “citó a propietarios con departamento y letra” del edificio de Ravignani 2360 y “sin quererlo desmintió a otros testigos”, lo cual -a criterio del defensor- “acreditan una profunda investigación”.

Mangeri había ingresado a las 13.15 esposado y escoltado por personal del Servicio Penitenciario Federal, al Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 17, ubicado en el quinto piso de los Tribunales, donde fue indagado.

El único imputado y detenido por el crimen fue trasladado en la tarde del viernes al despacho del juez Javier Ríos para prestar declaración indagatoria por el homicidio de la adolescente de 16 años.

Fue escoltado por agentes del Servicio Penitenciario e ingresó esposado a la oficina del magistrado, ubicada en el quinto piso del Palacio de Tribunales, de esta capital.

La expectativa se centraba en determinar si Mangeri respondería preguntas, o si se limitaría a hacer una exposición sobre lo que ocurrió con Ángeles el pasado 10 de junio cuando desapareció, y un día después fue encontrada muerta entre la basura en el Ceamse de la localidad bonaerense de José León Suárez.

Cuarta indagatoria

La audiencia estuvo encabezada por el propio magistrado Ríos, su secretario Pablo Cina, y también participaron la fiscal María Paula Asaro, el abogado querellante Pablo Lanusse y los defensores Miguel Angel Pierri y Marcelo Biondi.

Fue la cuarta indagatoria del portero, la segunda ante Ríos y la primera que se realiza a pedido del propio imputado.

En las dos primeras, ocurridas el 15 y el 17 de junio, el acusado fue indagado por el juez subrogante Roberto Ponce, asistido por el defensor oficial Carlos Garay y se negó a declarar.

La tercera fue el 1° de julio ante el juez natural de la causa, Ríos, ante quien Mangeri, ya con el asesoramiento de los abogados particulares, también se negó a contestar preguntas sobre el crimen pero denunció que fue “hostigado” y “apretado” dentro de la fiscalía por personal policial para que se autoincriminara.

El caso

Ángeles (16) desapareció el 10 de junio en el barrio porteño de Palermo, cuando regresaba de una clase de educación física y al día siguiente su cadáver fue hallado en la planta de tratamiento de residuos de la Ceamse de la localidad bonaerense de José León Suárez, por lo que se estableció que la habían tirado a la basura.

Los investigadores creyeron en un principio que la chica pudo haber sido interceptada antes de regresar a su domicilio, pero las cámaras de un edificio ubicado a 20 metros de su casa determinaron que llegó al edificio donde vivía, en Ravignani 2360 a las 9.50.

La pesquisa se centró entonces en el núcleo familiar de la víctima hasta que la madrugada del 15 de junio, Mangeri (45) quedó preso tras incurrir en contradicciones y haberse autoincriminado cuando declaraba como testigo ante la fiscal Asaro.

La prueba principal contra el único detenido en la causa es el hallazgo de su ADN en muestras tomadas debajo de las uñas de tres dedos de la mano derecha de la adolescente asesinada, lo que hace suponer que ésta lo arañó en un intento de defensa.