Celeste Teyssedou, ilusión cordobesa en el Mundial de jiu jitsu

0
160
La alumna de César Carceglia peleará en el Mundial.
La alumna de César Carceglia peleará en el Mundial.
La alumna de César Carceglia peleará en el Mundial.

“Teté” debutará el sábado en la cita ecuménica que se desarrolla en San Pablo. Una historia de lucha que trasciende el kimono.

 

La plata de la venta de un Ford Fiesta modelo 2005 y unos pocos pesos ahorrados. Así se fue, el 10 de enero de 2013, la cordobesa Celeste Teyssedou a Brasil a alcanzar su sueño: competir en la meca del jiu jitsu para meterse en los mejores torneos del mundo.

Y en esa loca aventura no le fue nada mal: en seis competencias, logró otros tantos podios con tres campeonatos, dos segundos puestos y una tercera ubicación. Hoy, ya de regreso en Córdoba, se prepara para debutar el sábado en el Mundial de jiu jitsu, una de sus aspiraciones cuando comenzó a viajar.

Fue la mujer más avanzada del país y la primera en graduarse de cinturón violeta. Sin rivales en Argentina, le tocó afrontar luchas riesgosas.

“Como no tenía con quién luchar, me iba a una categoría absoluta, donde se enfrentan todos de un mismo cinturón sin importar el peso. Y, si bien es un deporte técnico, cuando hay paridad el físico es clave. Entonces, por ahí me lesionaba. Por eso decidí viajar”, asegura la alumna del Carceglia Team de 26 años, que milita en la categoría hasta 58,5 kg.

–¿Cómo fue esa llegada a Brasil?

–Llegué con la plata justa así que me tuve que poner a trabajar. Conseguí un puesto en el Hostel Carioca de Copacabana. Con eso, me alcanzaba para vivir en un departamento con otras dos chicas y para entrenarme. Cuando me tocaba competir, pedía los días y después los devolvía.

–Y cuando te probaste con las brasileñas, ¿cómo te fue?

–Me fue muy bien, mejor de lo que pensaba. Allá tienen otro entrenamiento, diferente al que hacemos acá. Hay muchos competidores de elite. De repente, te encontrás con campeones mundiales y eso te mete presión, pero yo funciono mejor bajo presión. Me metí en el primer torneo para sumar experiencia y salí primera. Ahí seguí en los torneos y en todos me fue bárbaro.

La lucha más dura

Se calzó por primera vez un kimono hace ocho años. Y fue en esa época cuando ganó su combate más difícil: debió reponerse a la muerte de su mamá. La vida, que le había dejado un vacío irreparable, le regaló una pasión que aún hoy la hace recordar a Norma.

“‘No dejes nunca, porque no sabés el brillo que tenés en los ojos cuando hablás del jiu jitsu’, me dijo una vez mi mamá. Ella se había dado cuenta de lo que era esto para mí”, dice y la voz parece quebrársele, pero a la emoción también le cuesta con ella.

En la madrugada del jueves, Teyssedou viajó hacia San Pablo para competir en el Mundial de jiu jitsu. Pese a varias medallas internacionales bajo el brazo, el roce que le dio el haberse entrenado con Ricardo Vieira (“una leyenda”, lo define), y los tres primeros puestos obtenidos en 2014, algo se repetirá en su incursión a Brasil: como en 2013, las ilusiones serán muchas más que el dinero que llevará en el bolsillo.

“Tengo un sponsor que es ‘Santo Negro’, un fotógrafo que me paga la inscripción que cuesta alrededor de 200 reales. Después, me presta plata un amigo, Humberto, que es como mi segundo sponsor (risas). Él me ayudó para comprar el pasaje, que me costó 4.000 pesos”, indica “Teté”.

–Si te va bien ahora, ¿qué sigue?

–¡Me va a ir bien! Me tiene que ir bien. A la vuelta, tengo el Córdoba Open, el 23 de agosto. Y después otro Open en Buenos Aires. Pero quiero ir al próximo Mundial, en California, esa es mi meta.

 

 

Debut. El sábado, contra la local Cintia Neves Gomes, de la academia Vilhena.

Mundial. Se realiza del 14 al 17 de agosto, en el gimnasio José Geraldo de Almeida del complejo de Ibirapuera, y lo organiza la CBJJE (Confederación Brasileña de Jiu Jitsu Deportivo).

 

Fuente: Diario La Voz del Interior