Clubes sin fondos: un fútbol descontrolado que cada vez cuesta más millones

0
235
El costo del Fútbol para Todos se dispara.
El costo del Fútbol para Todos se dispara.
El costo del Fútbol para Todos se dispara.

Los pasivos crecieron mucho más rápido que el canon del Fútbol Para Todos. Pese a que el programa se había promocionado como una herramienta para sanear las economías, los números empeoran año tras año.

 

Los clubes argentinos se endeudan a un ritmo mucho más rápido del que crece el canon que reciben por la venta de los derechos televisivos. Mientras los pasivos crecieron un 145% desde que, en agosto de 2009, la AFA firmó el contrato asociativo con la Jefatura de Gabinete, el aporte estatal aumentó apenas un 42,6%, teniendo en cuenta el dinero que en la AFA ingresará por todo el 2014. Las cifras de este año calendario muestran que la Jefatura de Gabinete transferirá $ 856 millones. A partir de 2015, la cifra anual trepará a los $ 978,15 millones.

Los clubes, por su parte, hacen un manejo cada vez menos eficiente del dinero que reciben. Los últimos balances aprobados (correspondientes al ejercicio 2012/13) muestran que los pasivos se fueron a las nubes: $ 2444 millones. La falta de control de los recursos del Estado, una inflación anual estimada entre un 30 y un 40% para 2014, y el hecho de que muchas veces los clubes reciben de la AFA cheques posdatados (en ocasiones, los documentos vencen seis meses después de haber sido entregados) y deben cambiar los valores en el sistema financiero, con quitas que parten en el 25 o el 30%. Ese dinero -varios millones- ya no vuelve al fútbol.

Pese a que los sucesivos agregados al contrato original firmado entre la Jefatura de Gabinete y la AFA establecen la imposición de mecanismos financieros para controlar los gastos de los clubes, lo cierto es que esas iniciativas han naufragado. El último documento en la relación Jefatura de Gabinete-AFA se firmó el 9 de abril pasado. Allí, el Gobierno establecía pautas claras relacionadas con el manejo económico de los clubes. «La AFA se compromete a informar a la Jefatura de Gabinete la distribución y los criterios de los fondos transferidos por el Gobierno de acuerdo al programa Fútbol Para Todos, y la deuda que mantienen los clubes con la AFA. Dicha información será en forma mensual», dice la cláusula primera. La cláusula segunda establece la «implementación de un programa progresivo de saneamiento económico-financiero de los clubes, incorporando límites en los índices de solvencia y endeudamiento». Y la cláusula séptima estipula que la Jefatura de Gabinete y la AFA «confeccionarán un mecanismo de retenciones de los recursos del Fútbol Para Todos a los clubes que no cumplan con los objetivos y metas establecidas, midiendo el aumento en el número de socios para cumplimentar la finalidad social de las instituciones».

Sin embargo, pese a las cláusulas, el endeudamiento serial de las instituciones es tal que en los últimos días dos emisarios de la AFA que ocupan un lugar importante en el cuadro jerárquico del comité ejecutivo mantuvieron una reunión con el director de la AFIP, Ricardo Echegaray. El recaudador les manifestó su preocupación por el atraso de varias instituciones en los pagos de la moratoria fiscal a la que casi todos se acogieron en los últimos años. La advertencia hasta habría llegado a una amenaza: aumentar la carga tributaria de cada transferencia al extranjero (hoy, cada venta implica un 26,5% de impuestos) hasta el 40%. La AFIP es el segundo máximo acreedor de los clubes, sólo detrás de la AFA.

«A grandes rasgos, los activos y los pasivos de los clubes aumentaron al ritmo de la inflación», dice Horacio Gennari, director por la AFA en el Fútbol Para Todos. Gennari, experto en el negocio de la televisión y los nuevos medios, agrega: «Si se toma el VBR (Valor Básico de Referencia del abono de cable), entre 2009 a esta parte, el índice aumentó un 180%, tomando como base el precio de agosto de 2009. El canon estatal, en cambio, creció algo más del 40%». Según estimaciones de la industria de la TV, el aumento en el valor de los abonos de alta definición (HD) y de banda ancha desde 2009 supera, incluso, al del VBR: es de alrededor de un 230%. «Esto hizo que la industria de los cables se enriqueciera. Crearon los paquetes HD y, gracias a que el contrato AFA-Jefatura de Gabinete consagra la televisación gratuita de los partidos, dejaron de pagar por el fútbol».

En este contexto, por los pasillos de la calle Viamonte ya se piensa en alternativas de financiamiento. «Te aseguro que algo vamos a hacer. Habrá controles. Te doy mi palabra», confió un hombre cercano a Luis Segura, quien heredó la presidencia luego de la muerte de Julio Grondona. Además de la sintonía fina en las economías de los clubes, la AFA también elabora propuestas para que el Gobierno aumente el canon del Fútbol Para Todos, más allá de lo que ya está firmado ($ 978,5 por todo 2015). «No descartamos que nos paguen más por los torneos que en un primer momento no estaban incluidos en el contrato, como la B Nacional o la Copa Argentina», precisaron desde la Calla Viamonte. «Además, la federalización… se paga», agregaron. Por federalización se entiende el futuro torneo de 30 equipos, que comenzará en febrero de 2015 y que tendrá a diez ascendidos desde la B Nacional. Por esa decena de equipos, la AFA negocia un aumento en el canon anual. Según pudo reconstruir La Nacion, la casa del fútbol pretende que el incremento sea «superior a los $ 400 millones».

«La plata va a estar. Todavía falta. El campeonato debería jugarse igual. Estamos planteando un ajuste», blanqueó Luis Segura, presidente de la AFA, en AM 630. El hombre fuerte de Argentinos Juniors añadió: «Tenemos la absoluta convicción que lo que estamos recibiendo por el fútbol está retrasado y merece un ajuste». Las negociaciones con los funcionarios del gobierno son diarias, en simultáneo con el reclamo de los clubes por más dinero. Está en la AFA seguir siendo el «mejor banco del mundo» y prestar billetes sin interés. O respetar lo que está firmado y comenzar a controlar a quienes infringen las reglas.

 

Fuente: Diario La Nación