Con sentidos discursos, Santos y Peña Nieto despidieron a Gabo

0
148

0010923736

Los presidentes de Colombia y México formaron la guardia de honor en el homenaje al fallecido escritor y le dedicaron palabras emotivas. Una multitud se acercó al palacio de Bellas Artes del DF.

 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, comenzó su discurso saludando al pueblo mexicano. «Hoy asisto con el corazón adolorido y el alma agradecida para decirle adiós al más grande colombiano de todos los tiempos«.

«Que imponente escenario para su despedida«, afirmó respecto al Palacio de Bellas Artes del DF, lugar donde se llevó a cabo el homenaje.

«Un hombre que incorporó en sus obras la esencia misma del ser latinoamericano. México y Colombia nos unimos otra vez en esta ceremonia de afectos. Gabo era una persona de afectos«.

«Ese Gabo que deja a la humanidad el legado de sus obras, que es de por sí formidable. Antes que nada nos deja la esperanza, la tarea de unirnos por el bien de nuestros pueblos. Gabo se lo dice a Colombia y se lo dice al mundo: no estamos condenamos al mal«.

«Vienen admiradores y amigos de Gabo de todo el planeta«, se sorprendió. Y aseguró: «Que privilegio llamar compatriota al hombre que escribió sobre el poder más grande, más influyente de todos, que es el poder del amor.Gloria eterna a quien más gloria nos ha dado. Muchas gracias«.

Por su parte, el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, saludó a Juan Manuel Santos y a la familia de García Márquez. «El fallecimiento de Gabo es una gran pérdida, no sólo para la literatura, sino para toda la humanidad. Varias generaciones han encontrado respuestas a las preguntas de la vida a través de sus historias y relatos.Asumió que ficción y realidad son inseparables en la vida«.

«Gabo colocó a la literatura latinoamericana a la vanguardia de la literatura mundial. Su obra llevó el realismo mágico a su máxima expresión».

«Millones de personas de diversas lenguas han conocido y amado a América Latina gracias a su obra. Su vida y su obra son, además, inspiración, luz y ejemplo para miles de escritores. En 1982 recibió el máximo galardón, el Nobel de Literatura. Pero recibió el mayor reconocimiento que existe: el amor y el cariño«.

«Nuestro país fue el segundo hogar de García Márquez. Los mexicanos lo quisimos y lo habremos de querer siempre. Hoy unidos, Colombia y México, le rendimos homenaje. Lo despedimos convencidos de que Gabriel García Márquez se queda entre nosotros. García Márquez se queda en el corazón de los mexicanos».

«Ha partido un grande, un hombre verdaderamente grande, pero se queda con nosotros su obra. Descanse en paz don Gabriel García Márquez», concluyó.

 

Fuente: Infobae.com