Confirman que Angeles volvió a su casa antes de ser asesinada

0
143
Pruebas-Policia-Angeles-allanamiento-miercoles_CLAIMA20130614_0089_17Una cámara la filmó llegando a su edificio, en Palermo, pero no registró su salida. En su pieza estaban el morral y las zapatillas que usó antes de desaparecer. Analizan un cuaderno hallado en la General Paz.

 

 

Un morral, un par de zapatillas Topper blancas y, sobre todo, la filmación de una cámara de seguridad se convirtieron ayer en piezas clave para los investigadores del crimen de Angeles “Mumi” Rawson (16). Los tres elementos abonan la teoría de que, el lunes a la mañana, la adolescente no desapareció camino a su casa tras asistir a una clase –como se creía– si no que fue luego de entrar a su edificio. De hecho, en las imágenes se la ve llegar pero no irse. Esa fue la razón del sorpresivo operativo que se hizo allí el miércoles a la noche y también el de una segunda inspección realizada ayer a la mañana.

Clarín pudo confirmar que la fiscal Paula Asaro consiguió los registros de una cámara de seguridad ubicada a 30 metros del edificio de Ravignani 2360 (hogar de la familia, en Palermo) y que en la filmación se ve claramente pasar a chica a las 9.55 de la mañana del lunes –unos quince minutos después de salir de clases– en dirección a su domicilio. Tal como anticipó este diario, la cámara está a la altura de una cochera que alquilaban su madre y su padrastro.

A las 13, Angeles debía salir de nuevo para ir a su colegio y tenía que pasar nuevamente frente a la misma cámara. Pero no hay ningún registro de ello, o bien porque se fue en otra dirección por algún motivo, o bien porque nunca más salió viva del edificio.

Para tratar de seguir completando el panorama, los investigadores salieron ayer a la mañana a rastrear en la zona nuevas cámaras de seguridad ubicada 300 metros a la redonda del departamento.

Dos elementos más completan las sospechas de los policías de la División Homicidios de la Federal. Las zapatillas que tenía el cuerpo de la chica el martes a las 11.30, cuando fue encontrado entre basura en la planta de la Ceamse de José León Suárez (San Martín) no eran las mismas que llevaba puestas cuando se despidió de sus amigas en la esquina de Cramer y Concepción Arenal a las 9.45 de la mañana del lunes y que anteanoche fueron secuestradas en su casa.

El segundo elemento es un morral negro con dibujos de comics japoneses que su padrastro, Sergio “Pato” Opatowski, dijo haber hallado por la noche del lunes en la habitación de Angeles, cuando se comenzaron a preocupar porque la chica no aparecía. Ese morral sería el mismo que había llevado a su clase de gimnasia por la mañana, el mismo que aparece en la filmación y el mismo que fue secuestrado durante el allanamiento a la casa del miércoles a la noche.

“Secuestraron la PC de mi hija, libros con anotaciones de ella, la notebook de mi mujer, las mochilas con los útiles y también una sábana de mi hijo mayor porque lo operaron de una fístula en la cola en febrero y tenía una mancha de sangre ”, declaró a los medios el padrastro tras el operativo, ya en la madrugada de ayer. Aclaró queentiende que “la mochila siempre estuvo” en el departamento y contó que él desayunó con la chica en la mañana del lunes, que luego salió “a hacer unas cobranzas por la zona” y que al volver “a eso de las 2” Angeles no estaba en la casa.

Voceros del caso agregaron que en el allanamiento –que ayer se repitió por la mañana– también se llevaron las sábanas de todas las camas, una bolsa con sogas (Angeles apareció estrangulada con un lazo) y bolsas de residuos para compararlas con una que fue encontrada sobre el cuerpo. Mientras, anoche se investigaba un cuaderno supuestamente perteneciente a la chica, que habría hallado un barrendero en la General Paz.

 

Fuente: Diario Clarín