Conmoción por asesinato de una madre

0
106

policia_12Su pareja fue detenida por el hecho. El crimen fue descubierto cuando un vecino escuchó a los hijos de la víctima llorar en la vereda.

 

Minutos después de las 16 de ayer, el vecino escuchó unos lamentos infantiles que cortaron como un tajo la tranquila siesta de Cañada de Luque, salió a la calle y se tropezó con un cuadro desgarrador: en la vereda, tres niños, de 4, 8 y 9 años, lloraban sin consuelo con sus ropas manchadas de sangre. La tragedia, como lo imaginó desde el mismo momento en que los vio, estaba dentro de la casa: la madre de los pequeños había sido degollada. De inmediato, llamó a la Policía y la noticia hizo estallar una conmoción general en la pequeña localidad, ubicada a 130 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba.

La víctima, Marta Susana Núñez, tenía 42 años, 10 hijos y una vida de idas y vueltas entre esa localidad, Pozo Nuevo y Villa del Totoral. El principal sospechoso es su actual pareja, Néstor Omar Carnero, un albañil de 58 años, quien sería padre de al menos dos de los niños que vivían con la mujer en el momento del homicidio y fue detenido a las pocas cuadras del lugar cuando, al parecer, caminaba para entregarse por sus propios medios a la Policía, según informó el comisario inspector Roberto Balle, a cargo de la Departamental Totoral de la Policía.

¿Un final cantado?

El homicidio aparece en un primer momento como el trágico desenlace de una historia cuyo final muchos temían. La pareja había tenido varias discusiones en los últimos meses y el 10 de octubre de este año el hombre la habría amenazado con un arma de fuego, tras lo cual fue denunciado por la mujer y se lo sancionó con la exclusión del hogar.

De acuerdo a las primeras investigaciones, ayer a la tarde, aparentemente alcoholizado, el hombre fue a la humilde vivienda, ubicada en predios del ferrocarril de Cañada de Luque y, tras una discusión y en un ataque de ira, habría degollado a la mujer. “La liquidó de un solo cuchillazo”, comentó una fuente de la pesquisa.

Pueblo consternado

El intendente local, Víctor Molina, confirmó que el episodio ha conmovido a la localidad ya que, según explicó, “hace como veinte años que en Cañada de Luque no sucede algo así”.

El jefe comunal dijo que el municipio se ocupó de inmediato de la situación de los pequeños huérfanos, a quienes se les compró ropa y se los puso al cuidado de una familia local hasta que la Justicia decida el destino que tendrán.

Vecinos de la víctima, quienes pidieron resguardar su identidad, comentaron ayer a nuestro diario que no son los únicos hijos que tenía está mujer. “Marta vivía en Cañada de Luque hasta que un día se enamoró y se fue a vivir a Villa del Totoral, allí tuvo cuatro hijos con un hombre de apellido Sánchez”, comentó una vecina, que agregó: “Después de eso, se fue a vivir a Pozo Nuevo, donde tuvo otros tres hijos más, que quedaron al cuidado de otra familia cuando ella regresó a Cañada de Luque, donde estuvo un tiempo sola para formar familia hace unos años con Carnero, con quien tuvo otros dos o tres hijos”.

Aunque sólo vivían tres niños con ella (un varón de 4 años y dos nenas de 8 y 9 años), la mujer asesinada en la siesta de ayer, según vecinos, habría cobrado la pensión que se les paga a las madres que tienen siete hijos o más.

“Ella tenía un carácter muy fuerte y él parecía bueno, incapaz de hacer daño, aunque algunos dicen que ya había comentado que podía llegar a este extremo”, dijo la misma vecina.

El comisario inspector Balle aclaró que, pese a la exclusión determinada por la Justicia, la víctima no contaba con botón antipánico, ya que ese elemento no es tan común en localidades pequeñas del interior.

Interviene en la causa la Fiscalía de Jesús María. Anoche, Policía Judicial realizaba pericias en el lugar y se esperaba la imputación y el traslado del sospechoso a Bouwer, según informaron fuentes judiciales.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior