Cuatro heridos por tiroteo durante la jura del primer ministro italiano

0
189

italia_27Un hombre disparó e hirió a dos carabineros y a una mujer embarazada. Enrico Letta tomó hoy posesión de su cargo al frente de un Gobierno de coalición.

 

El nuevo primer ministro italiano, Enrico Letta, de 46 años y procedente del Partido Demócrata (PD), tomó hoy posesión de su cargo al frente de un Gobierno de coalición, en una ceremonia empañada por un tiroteo ante la sede del Ejecutivo, en el que resultaron heridas tres personas.

A las 09.30 GMT comenzó en el palacio del Quirinal, sede de la jefatura del Estado, la ceremonia de juramento de Letta y de su equipo de Gobierno, formado tanto hombres y mujeres de perfil técnico así como políticos tanto del PD como del conservador Pueblo de la Libertad (PDL) de Silvio Berlusconi y de Elección Cívica, de Mario Monti.

Un Gobierno de coalición con el que se espera que Italia pueda poner fin a dos meses incertidumbre y bloqueo político, producto de los complicados resultados que emanaron de las elecciones del pasado febrero.

Sin embargo, durante la misma se vivieron momentos de gran tensión a causa de la acción de un hombre que disparó ante la sede del Gobierno -situada a poco más de medio kilómetro del Quirinal-, hiriendo a dos carabineros (policía militarizada) y a un mujer embarazada que pasaba en ese momento por el lugar.

Según las primeras informaciones, se trata de un acto aislado perpetrado por un varón originario del sur de Italia, de 46 años, que recientemente había perdido el trabajo y se había separado de su esposa; aunque algunos analistas y políticos atribuyeron el suceso al clima de tensión en el que está sumido el país.

En este sentido, el líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Beppe Grillo, formación a la que algunos han apuntado como instigadora de ese clima de tensión, quiso marcar las distancias con lo sucedido, asegurando que su grupo no es violento y expresando su solidaridad a las fuerzas del orden.

Pese al tiroteo, la ceremonia de toma de posesión siguió su curso y la mayoría de los ministros fueron informados de los hechos solo cuando ya habían jurado el cargo.

Tras casi dos meses de infructuosas negociaciones, Letta anunció el sábado que había logrado cumplir el encargo del presidente de la República y formar del nuevo Gobierno, salvando así el primer escollo en el camino para sacar al país del estado de parálisis política que atraviesa.

Ahora falta que acuda al Parlamento para pedir la confianza de ambas cámaras a su Ejecutivo, paso que se prevé que tenga lugar a partir de mañana.

Un trámite del que se espera que salga airoso, sobre todo cuando parece que el equipo de Gobierno propuesto ha logrado relajar un poco las divisiones en el seno del PD -evidenciadas en la elección del jefe del Estado- y que hacen temer votos en contra o abstenciones en el Parlamento.

Los diputados del PD tienen previsto reunirse antes de la votación en un ambiente en el que aumentan las llamadas a la unidad dentro de la formación y en el que incluso algunos de los denominados “rebeldes” dan señales de apoyo al Ejecutivo.

El Gobierno recién formado cuenta, igualmente, con el compromiso favorable de la formación del ex primer ministro Monti y aparentemente también con el del conservador PDL, aunque no pueden descartarse sorpresas de última hora.

En su discurso ante el Parlamento, Letta deberá intentar convencer, además, a formaciones que ya le han negado su apoyo como el M5S de Grillo, el partido Izquierda Ecología Libertad (quien acudió a las elecciones en coalición con el PD) y Hermanos de Italia, grupo escindido del PDL, algo que no parece tarea fácil.

La federalista Liga Norte ha expresado, por su parte, su “perplejidad” por algunos de los nombres del gabinete y ha advertido de que decidirá en función del discurso de Letta en el Parlamento.

Este partido espera que el nuevo primer ministro incluya algunos de los puntos que considera primordiales, como la creación de una macroregión con las zonas más ricas del norte del país.

A la espera de lo que suceda en el Parlamento, analistas, políticos y medios de comunicación expresaban hoy sus impresiones sobre el nuevo Ejecutivo, que no ha estado exento de críticas.

La mayoría coinciden en destacar, no obstante, la renovación generacional que supone, con una media de edad de 53 años, y con una presencia récord de mujeres: siete ministras.

Entre las críticas recibidas, destacan las expresadas por algunos de los militantes de la base del PD, que consideran que se ha liquidado la tradición post-comunista de la formación, con la exclusión de nombres como el de Massimo D’Alema, y que se trata de un Ejecutivo con una amplia mayoría de componentes de tendencia democristiana.

El líder de SEL, Nichi Vendola, por su parte, rechazó que el equipo de Gobierno represente una renovación, mientras la portavoz del M5S, Roberta Lombardi, se declaró “muy escéptica”.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior