De la Sota busca desligarse del agua

0
139

Le propondrá al intendente Mestre que se haga cargo del servicio en la Capital. El radicalismo dice que se debe rever el contrato con Aguas Cordobesas.

7-mestre-de-la-sota_0

Por Redacción LAVOZ

En medio de las quejas de los vecinos de la Capital por los cortes del servicio y la mala calidad del agua que reciben, el gobernador José Manuel de la Sota propuso que la Municipalidad de Córdoba se haga cargo de la empresa Aguas Cordobesas.

En una entrevista con la periodista de Canal 12 y Canal C de Córdoba, Fabiana Dal Prá, el gobernador sorprendió con su proyecto de que la Municipalidad de Córdoba administre 
el servicio de agua potable en 
la Capital.

“La Provincia no presta el servicio de agua en Río Cuarto o Villa María, ni en ninguna otra ciudad del interior. Entonces, por qué tiene que hacerlo en la Capital. Cuando el intendente Mestre regrese de sus vacaciones, le voy a proponer que se haga cargo del servicio de agua”, afirmó De la Sota, instalando un tema de discusión, cuando los vecinos de la ciudad de Córdoba le reclaman a su gestión por los problemas del servicio de agua.

“La Provincia se hizo cargo del agua por una pelea que tuvieron el gobernador (Eduardo) Angeloz y el intendente (Ramón Bautista) Mestre”, argumentó De la Sota.

La iniciativa del mandatario provincial tomó por sorpresa a la gestión mestrista, ya que el intendente Ramón Mestre se encuentra de vacaciones, fuera del país.

El viceintendente Marcelo Cossar evitó pronunciarse sobre la cuestión.

En representación del radicalismo, el vocal en el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep), Miguel Nicolás, fue la voz cantante del partido que conduce el intendente capita­lino. “Lo primero que hay que hacer es rever el contrato de Aguas Cordobesas, que se debe hacer en la Legislatura. En ese contrato que firmó el gobernador De la Sota se premia la ineficiencia de esta empresa privada, que el año pasado recibió aumentos tari­farios por más del 40 por ciento y que presta un servicio muy malo”, afirmó el dirigente radical.

Para Nicolás, la discusión sobre quién debe prestar el servicio de agua en la Capital, no es “prioritaria”.

“Lo que hay que modificar es el contrato con Aguas Cordobesas. Quién presta o controla el servicio, ahora no es prioritario. De la Sota ya demostró que es incapaz de brindarlo. Él mismo lo admitió cuando dijo que el servicio que presta la empresa es malo y que se le quemaron los libros”.

Discusión política

La propuesta de De la Sota ya generó fuertes repercusiones políticas, pese a la fiesta de fin de año.

La concejala Olga Riutort aseguró que se trató de una “ligereza” del gobernador. “No puede plantear una cuestión tan importante, porque la gente le achaca a su gestión los problemas que tiene el servicio de agua. Requiere una discusión más profunda y que la Provincia se concentre en garantizar un buen servicio, aplicando los controles sobre la empresa Aguas Cordobesas”.

Por su parte, el edil del Frente Cívico, Esteban Dómina, también criticó la movida del mandatario provincial. “Me parece poco serio. Parece un chiste. Este gobierno tiene muchos años en la gestión y ahora el gobernador sale con esta propuesta, que nunca antes mencionó. No tengo dudas de que se trata de una estrategia para desviar la atención en el pésimo servicio que está prestando Aguas Cordobesas”, dijo el exministro de Finanzas de De la Sota.

En tanto, el vocal juecista 
en el Ersep, Juan Pablo Quin­teros, también cuestionó en duros términos la iniciativa del gobernador.

“Cuando (Luis) Juez era 
el intendente de Córdoba, siempre propuso que el municipio debía intervenir en el servicio de agua potable a la ciudad. Nunca atendieron su pedido, porque De la Sota privilegió un negocio, por sobre los intereses de los usuarios capitalinos”, achacó Quinteros.

Según el dirigente juecista, De la Sota tuvo una oportunidad para municipalizar el servicio de agua en la Capital. “Cuando el Grupo Suez se fue de Córdoba, De la Sota tuvo una excelente oportunidad para entregarle a la Municipalidad el ser­vicio de agua. No lo hizo, porque en ese momento el intendente era Juez, quien siempre se opuso a los negocios que hizo y hace el gobernador”, aseguró Quinteros.

Ningún funcionario provincial quiso adelantar cuáles serán los pasos del gobernador sobre esta cuestión.

En la Municipalidad de Córdoba esperarán el regreso del intendente para sentar una posición oficial.

Aunque criticó a la gestión del gobernador De la Sota, el vocal radical del Ersep no descartó que la Municipalidad pueda hacerse cargo del servicio de agua en la Capital.

Un contrato que se firmó en medio de una polémica

Crisis política. El 28 de diciembre de 2005, la Legislatura aprobó un nuevo cuadro tarifario para la empresa Aguas Cordobesas, que se comprometía a colocar medidores domiciliarios. Los aumentos podrían llegar al 500 por ciento, de acuerdo al consumo. Esto generó una fuerte crisis política en la segunda gestión delasotista, que terminó con la renuncia del entonces ministro de Obras Públicas, Oscar Santarelli, impulsor del acuerdo con la empresa francesa que prestaba el servicio de agua en la Capital. A fines de 2006, el Grupo Suez (accionista mayoritario de Aguas Cordobesas) decidió desprenderse de sus inversiones en el país y De la Sota acordó con el Grupo local Roggio hacerse cargo de la empresa, con importantes subsidios por parte de la Provincia. En aquel momento, el ­intendente de Córdoba, Luis Juez, pidió una nueva licitación, con participación del municipio.

José M. De la Sota, gobernador de Córdoba. “La Provincia no se ocupa del agua en Río Cuarto, Villa María ni otra ciudad. Por qué lo debe hacer en Capital”.

Miguel Nicolás , vocal del Ersep (UCR). “Aguas Cordobesas no hizo inversiones y hay que rever el contrato. De la Sota ya demostró que es ineficiente”.

Juan P. Quinteros, vocal del ersep (F. Cívico). “De la Sota se hizo ­cargo del agua, porque siempre privilegió el negocio sobre el ­servicio de la gente”.