De la Sota postergó la reforma en Seguridad y hubo protesta

0
157

PROTESTA-FINAL-Por carta, el gobernador pidió posponer el debate para designar al jefe de Drogas con acuerdo legislativo. El PJ rechazó 14 pedidos de informes.

 

En un hecho inédito en lo que va de sus tres gestiones como gobernador, José Manuel de la Sota pidió por carta a la Legislatura que suspenda el tratamiento de un proyecto de ley de su propia autoría.

Se trata de la polémica propuesta para que el titular de la Dirección General de Lucha contra el Narcotráfico –sumida en una crisis por la investigación de presuntos vínculos entre policías y narcos– sea designado por el Poder Ejecutivo con acuerdo de la Legislatura, un mecanismo similar al que rige para nombrar al fiscal General.

La iniciativa había sido presentada por el propio De la Sota como respuesta política a la grave crisis que provocó en su gobierno el involucramiento, la imputación y la detención de policías por hechos relacionados con drogas.

Tras la renuncia del ahora exministro de Seguridad Alejo Paredes, y del exjefe de Policía, Ramón Frías, De la Sota mandó la iniciativa a la Legislatura con el argumento de que iba a generar “más participación de la ciudadanía y de la oposición” en la designación de quien ocupará un cargo bajo la lupa.

El martes a la noche, el bloque delasotista (que una semana atrás había acusado al fiscal federal Enrique Senestrari de montar una operación) se decía dispuesto a aprobar la ley en cuestión, a pesar de que había sido muy criticada por todo el arco opositor.

Pero entre las 22 del martes y la mañana de ayer, algo cambió. Al mediodía, De la Sota le mandó una carta a la vicegobernadora Alicia Pregno, para pedirle que suspendiera el tratamiento de ese proyecto.

Sin embargo, el motivo expresado por el gobernador no fue la falta de consenso sino la situación generada por el proceso electoral. “Motiva esta petición –escribió– el hecho de que el proceso electoral vigente no genera un clima de convivencia y tratamiento profundo que el proyecto requiere”.

En efecto, solicitó que no se lo debata “hasta después del próximo 27 de octubre”, día en el que se realizarán las elecciones legislativas nacionales.

La oposición aprovechó el sorpresivo cambio de rumbo para acelerar. En lugar de recibir con buen ánimo la postergación, encabezada por el Frente Cívico, la oposición confirmó que llevaría a debate los 14 pedidos de informes que presentó en los últimos meses por temas relacionados con la seguridad y con el accionar policial.

Y como ese debate ya figuraba en el orden del día, el oficialismo no pudo evadirlo. Con caras largas, los más de 40 parlamentarios delasotistas tuvieron que escuchar las críticas punzantes de legisladores juecistas, radicales, de Encuentro Vecinal Córdoba y hasta del PRO.

En resumen, los juecistas Liliana Montero, Ricardo Fonseca, Santiago Clavijo y Roberto Birri; los radicales Rodrigo de Loredo y Eduardo Yuni; el vecinalista Aurelio García Elorrio y el macrista Javier Pretto, recordaron todos y cada uno de los hechos y falencias que pusieron en cuestión la seguridad pública en las cuatro gestiones de Unión por Córdoba.

Todos los opositores coincidieron en que lo que está ocurriendo es fruto de que el Gobierno provincial siempre se preocupó más por la represión que por la prevención en materia de seguridad y de lucha contra el narcotráfico. Le achacaron haber dejado en manos de policías el diseño de una política de seguridad más interesada en aumentar la cantidad de uniformados y de patrulleros, que en perseguir a grandes distribuidores de drogas.

Tras escuchar las críticas con relativa paciencia (algunos delasotistas respondieron acusaciones a los gritos y con chicanas), Sergio Busso dijo que la oposición estaba intentando sacar rédito político. Reiteró que Senestrari es militante kirchnerista y ponderó los “logros” de las gestiones de Unión por Córdoba en seguridad: la ley de seguridad pública que calificó de“abierta a la ciudadanía” y la de Lucha contra el Narcotráfico; la Policía Caminera; la vigencia del Consejo de la Magistratura, entre otras cosas. Tras esa argumentación, todos los pedidos de informe se archivaron con el voto mayoritario.

Schiaretti dice que no intervino

En sintonía. El martes pasado, en un encuentro en el cual expusieron los principales candidatos a diputados por Córdoba, Juan Schiaretti pidió “no politizar” la investigación judicial sobre presuntos vínculos entre altos jefes policiales y el narcotráfico.

Ayer. Cuando se conoció que el gobernador José Manuel de la Sota daba marcha atrás en el proyecto de ley para que la Legislatura avalara la designación del futuro jefe de la División Drogas Peligrosas, corrió la versión de que el exgobernador había intervenido para pedir esta postergación.

Negativa. Sin embargo, desde el entorno de Schiaretti descartaron esta situación. “‘El Gringo’ no habló con De la Sota por este tema, más allá de que su definición de no politizar este tema vaya en línea con la decisión del gobernador”, aseguró uno de los voceros del candidato oficialista.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior