De la Sota y Scioli, con agenda común

0
104

Almorzaron en La Plata tras anunciar un convenio turístico. No hubo críticas ni pedidos a la Nación, pero hablaron de la seguridad y de la crisis de las finanzas.

De-la-sota_0

Por Mario Fiore

Fue más que una foto juntos y que el anuncio de cooperación en materia de turismo entre las dos provincias que lanzaron con bombos y platillos. Ayer, el gobernador cordobés José Manuel de la Sota visitó en La Plata a su par bonaerense Daniel Scioli para repasar punto por punto los problemas más acuciantes que tienen las provincias de cara a 2014. Entre ellos, la crisis de seguridad que quedó al desnudo con las protestas de los policías, que se iniciaron en Córdoba y se extendieron al resto del país, y las urgencias financieras que tienen los distritos más grandes para hacer frente a los reclamos salariales de los estatales.

Las fricciones del bonaerense con la presidenta Cristina Kirchner por su vocación de ser candidato presidencial en 2015 y las múltiples batallas político-judiciales de De la Sota con la Nación habían distanciado forzosamente a ambos gobernadores, que ayer se reconocieron “amigos” y dieron signos de autonomía de la Casa Rosada.

Conscientes del mensaje que estaban dando, tanto Scioli como De la Sota se ocuparon de no irritar demás a Olivos con sus declaraciones públicas, que ciñeron al acuerdo de cooperación turística y llenaron de gestos de cordialidad. El bonaerense fue más cauto que el cordobés (que se mostró más jocoso) y se encargó de darle el mayor marco de institucionalidad posible a la visita de De la Sota, para desalentar así lecturas políticas apresuradas. Por eso comunicó que en enero firmará acuerdos similares con los gobernadores de Mendoza, Francisco Pérez, y de Entre Ríos, Sergio Urribarri, para que haya intercambio turístico con esas provincias.

Primero Scioli y sus funcionarios tuvieron una reunión bilateral con la comitiva cordobesa en la residencia del gobernador, en la que repasaron los puntos del programa de cooperación turística que anunciaron minutos después a la opinión pública (hablaron de precios, operativos seguridad vial y hasta de la temporada de las compañías teatrales). Dicho encuentro prosiguió luego del anuncio en un almuerzo que duró hasta las 15.

Pero hay un dato que el sciolismo negó y que el delasotismo admitió: los dos gobernadores almorzaron a solas mientras el gabinete de Scioli mantuvo en paralelo el almuerzo de trabajo con los colaboradores que acompañaron a De la Sota a La Plata. Celoso de que la información no llegara al Ejecutivo nacional, Scioli dio la orden de no difundir este encuentro mano a mano con el cordobés por el conocido enfrentamiento de De la Sota con el Gobierno nacional.

Allegados a De la Sota se encargaron de señalar que no le ofreció a Scioli la idea de peticionar juntos ante la Nación la conformación de un fondo federal especial para poder afrontar al menos una parte de los entre 15 mil y 20 mil millones de pesos extras que le significarán al conjunto de las provincias el aumento que concedieron –bajo presión– a los policías.

Sin embargo, admitieron que De la Sota planteó la necesidad de que la Nación intervenga para evitar que la situación de conflicto vivida con los policías vuelva a sucederse. ¿Cómo? A través de alguna regulación que garantice que los uniformados de todas las provincias cobran más o menos lo mismo (se habla de poner “bandas” salariales) y con una ley que reglamente el derecho de huelga de quienes tienen a su cargo la prestación de servicios esenciales como la seguridad o el transporte.

La necesidad de Scioli de no molestar a la Casa Rosada se debe a que teme echar a perder lo que consiguió en las últimas horas: que la Nación acepte posponer, en principio por tres meses, el pago de 6.400 millones de pesos correspondientes a la reestructuración de la deuda bonaerense, cuyo primer vencimiento operaba a fin de mes. Esta misma prórroga es la que le sacó De la Sota al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, la semana pasada, pero en el caso de Córdoba el importe significa el 10 por ciento de lo que debe pagar Buenos Aires.

Ambos gobernadores, además, dependen de la Nación para poder endeudarse: De la Sota a través de un bono dollar linked y Scioli a través de créditos externos.

Intendentes K

Otra señal. La Provincia de Córdoba integrará a los intendentes kirchneristas a la Mesa Provincia-Municipios. Los legisladores provinciales del Frente para la Victoria, Fernando Salvi y José Luis De Lucca, expresaron su satisfacción por la nueva relación institucional que se abrió entre el Gobierno de la Provincia de Córdoba y los intendentes kirchneristas a partir de la reunión mantenida con el nuevo Ministro de Gobierno y Seguridad de Córdoba, Walter Saieg.

Nueva relación. Según lo que indica el comunicado de prensa de los legisladores del Frente para la Victoria, la integración de los intendentes kirchneristas a esa mesa de negociación “abre una nueva relación institucional, inédita hasta el momento”.