Del Potro en la Davis, una misión imposible

0
152

ultima-Potro-checos-septiembre-AP_CLAIMA20140917_0071_27

Su mala relación con los máximos dirigentes de la AAT es hoy el principal obstáculo para que vuelva al equipo nacional en 2015.

 

Si hubiese que buscar un título de una película para relacionarla con la vuelta hoy por hoy de Juan Martín Del Potro a la Copa Davis, seguro que sería “Misión imposible”. A un día del sorteo del Grupo Mundial 2015, el regreso del 1 argentino al equipo nacional parece una utopía, al menos para el año próximo.

En primera instancia, se sabe, Del Potro todavía está realizando su recuperación de la operación en la muñeca izquierda y volverá al circuito recién en la gira europea de fin de año. Su nivel, claro, es una incertidumbre. Recién cuando se reincorpore se sabrá a ciencia cierta en dónde está parado. Por eso que juegue el debut entre el 6 y 8 de marzo, es casi una ficción.

Pero en esencia, amén de que vuelva en buen nivel al circuito, Del Potro dejó en claro a principio de año su postura respecto de la Davis. En ese comunicado mostró su enojo con el excapitán Martín Jaite y el presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), Arturo Grimaldi, a quienes acusó de tener “doble discurso” y de “hipocresía”.

Y exigió cambios estructurales que hasta ahora no ocurrieron.

Si bien Jaite no renovó su contrato, la designación del nuevo capitán no parece ser el punto cumbre para el tandilense. Ya dijo Grimaldi antes de la serie con Israel que “la opinión de Del Potro tendrá peso en la decisión, pero el capitán lo elegirá la Asociación”. Aquí aparecen nuevos interrogantes para el futuro. ¿Si Del Potro elige un nombre y la AAT se vuelca por otro? ¿Cómo tomará el resto del equipo si la Asociación elige al capitán que le gusta a Del Potro?

Pero un punto relevante es que la máxima dirigencia hace dos años que no habla con Del Potro o sus allegados. Se cruzaron algunos saludos ocasionales en el Tenis Club Argentino como cuando Enrique Morea festejó su último cumpleaños allí, pero formalmente no hubo diálogo desde aquella serie semifinal ante República Checa, en Parque Roca, en setiembre de 2012. ¿Cómo retomará la charla la AAT si aún no ha realizado grandes cambios?

A Del Potro, además, no le cae bien que la dirigencia le quiera endilgar todos los problemas a él y sus ausencias. También, como muchos juniors y entrenadores, el pupilo de Franco Davín, por ejemplo, se pregunta qué sucede que aún no hay un espacio físico propio para el Centro Nacional de Tenis.

¿Y su relación con sus colegas cómo anda? Mientras que con Leonardo Mayer, Carlos Berlocq y Federico Delbonis, Delpo tiene buen trato, con Juan Mónaco y el marplatense Horacio Zeballos, todo lo contrario. A esta altura no es un dato menor, por cierto, en este novelón que sí tuvo principio. Pero del cual se desconoce cuál será su final.

 

Fuente: Diario Clarín