Demoras en el pago de aportes para ancianidad

0
151

Municipios y comunas se quejan por el atraso que tienen las transferencias para sostener el programa. Algunos dicen que les deben un año entero.

ancianidad

Por Héctor Brondo

Intendentes y jefes comunales se quejan, cada vez en voz más alta, por la demora, desde

la Provincia, en el envío de fondos correspondientes al Programa Permanente de Atención al Anciano.

Este esquema de asistencia a personas vulnerables de la tercera edad se creó, por ley, en 1984. Es una de las políticas de Estado más arraigada en materia social y ha sido sostenida por todos los gobiernos que se turnaron en el poder desde el retorno de la democracia.

De la consulta de La Voz del Interior a más de una docena de mandatarios de distinto signo político se desprende que la vitalidad de la iniciativa está muy lejos del aliento inicial.

“A mí me adeudan todo el 2013, pero te pido que no me nombres en la nota porque la Provincia nos da una mano grande con otros programas sociales, que si bien están un poquito atrasados con algunos envíos, llegan y representan una gran ayuda”, se sinceró un intendente de Unión por Córdoba, la coalición política que administra la Provincia desde julio de 1999.

Otros mandatarios del mismo “palo” viven una situación parecida y tomaron la misma precaución ante el requerimiento de este diario.

“El gobernador (José Manuel) De la Sota hace rato que no gestiona nada o gestiona de manera desastrosa. Lo digo sin pelos en la lengua y sin llorar como una magdalena”, disparó Aldo Etcheverry, intendente de Alejandro Roca (por la Unión Vecinalista Federal).

“Nosotros tenemos 50 beneficiarios en el plan de adultos y la Provincia nos reconoce 3,5 pesos por ración, pero nos debe todo el año pasado, así que estamos afrontando lo relacionado con complementos alimentarios con recursos propios”, aseguró el jefe municipal de esa localidad del departamento Juárez Celman. “Acá estamos todos iguales y si no me cree, pregúnteles a los bomberos, a los consorcios camineros o al que quiera”, desafió Etcheverry.

Más de un año

Lorena Bussi, intendenta de Leones (FPV), dijo que la última remesa correspondiente al programa Permanente de Atención al Anciano llegó a esa ciudad en diciembre de 2012.

“En la actualidad, estamos dando contención a 116 abuelos en el hogar de día Juan XXIII, para lo cual destinamos entre 18 y 20 pesos por ración, sin contar el sueldo al personal”, precisó. Bussi apuntó que la Provincia se hacía cargo de cuatro becas de 800 pesos para quienes preparan y sirven la comida. “Tampoco nos giran ese dinero”, remató.

En Ballesteros, localidad gobernada por el juecista Orlando Brusa, la coordinadora de proyectos sociales Liliana Rivero, marcó: “Para programas de adultos mayores y niñez no estamos recibiendo nada de la Provincia. En niñez, se recibían unos seis mil pesos por mes, según la cantidad de chicos que se atienden en dispensario”. Reclamó que ya no reciben partidas de planes Nacer y Sumar. “Los reclamos se hacen pero no dan respuesta”, agregó.

Mientras en Villa María, la secretaria de Desarrollo Social, Verónica Vivó, repitió que en 2013 no ingresó ningún recurso para esas asistencias. Por niñez eran 980 mil pesos y por adultos mayores unos 200 mil por mes, precisó. Vivó agregó que además, en noviembre les avisaron “que no iban a financiar más algunos programas como el del hogar La Marietita, el lavadero para chicos limpiavidrios, la Escuela Granja y el de Nuevas Oportunidades”. Según citó, el municipio a cargo del kirchnerista Eduardo Accastello “tomó la decisión de sostener los programas” mientras siguen esperando los aportes adeudados.

Cobro y propuesta

A Daniel Salibi, intendente de Mendiolaza (UCR), le pagaron el primer semestre de 2013 de la ayuda a la vejez. “Algunas demoras quizá tengan que ver con la falta de la rendición de cuentas en los plazos establecidos”, especuló el mandatario de esa ciudad del Gran Córdoba, en tono conciliador. Y aprovechó la consulta para hacerle una sugerencia al Gobierno provincial: “Debería generar un sistema de remesa automática sobre los programas de ancianidad y niñez para aquellos municipios y comunas que hagan bien los deberes”, planteó. Adelantó que pondrá el tema a consideración de la Mesa Provincia-Municipios en febrero, cuando el espacio retome las deliberaciones periódicas, tras el receso del mes en curso.

Para Salibi, “las demoras en los pagos sólo beneficia a la Provincia porque le permite estirar los plazos de pago y acomodar las cargas según su conveniencia”, interpretó.

Su par y correligionario de Arroyito no tiene la misma suerte. “Rendimos como corresponde y, sin embargo, no nos enviaron ni un centavo para mantener el hogar de ancianos, que alberga a 22 personas; ni para la guardería municipal, donde atendemos a 120 chicos”, se quejó Mauricio Cravero.

Sin problemas

Marcelo Agustín, intendente de Alejo Ledesma (UPC), es el único jefe comunal de los consultados que dijo no tener “ningún problema” con las remesas del Programa de Atención al Anciano. “Nosotros hicimos la rendición en tiempo y forma y, si bien hay una pequeña demora, está dentro de lo razonable”, explicó sin mayores precisiones.

“Lo que pasa es que siempre es más fácil echarle la culpa a los otros que asumir la propia”, subrayó Agustín.

Un plan que nació con la democracia

El Programa Permanente de Atención al Anciano fue creado en 1984 por la ley 7077. La norma se aprobó de manera unánime por la Legislatura cordobesa.

La ley se dictó “para atender a la ancianidad carenciada de todo el territorio provincial, erradicar definitivamente la situación de los ancianos abandonados y otorgarles el bienestar necesario”. Para cumplirla, se celebraron convenios entre la Provincia y los municipios para transferir fondos suficientes para cubrir la dieta básica diaria (en comedores, albergues, hogares de día o viandas domiciliarias) de mayores de 60 años que “no puedan autoabastecerse ni tengan parientes obligados por ley” en condiciones de proporcionarles el sustento diario o no se hagan cargo de sus viejos.