Descubrimiento de argentinos sobre cómo se desarrolla y disemina el cáncer

0
144

Gabriel-Rabinovich-colaboradores-ANDRES-DELIA_CLAIMA20130517_0072_17El premio Nobel de Medicina César Milstein habló en una de sus últimas conferencias públicas sobre “la feliz consecuencia de la investigación básica”. Pensaba que dar rienda suelta a la curiosidad y explorar lo desconocido puede conducir a descubrimientos impredecibles, pero con aplicaciones prácticas. El grupo de científicos argentinos, liderados por Gabriel Rabinovich, siguió la idea de Milstein a rajatabla. Descubrió un mecanismo por el cual el cáncer se disemina en otras zonas del cuerpo, sin que el sistema de defensas reaccione para frenarlo. Y la “feliz consecuencia” es que los investigadores (que van de los 25 a los 44 años) ya están tramitando la patente sobre un potencial tratamiento contra el cáncer.

La historia empezó en 1994 cuando Rabinovich –que es hoy profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigador del Instituto de Biología y Medicina Experimental ( www.ibyme.org.ar ) del Conicet– llevaba a cabo su tesis de doctorado.

Identificó y purificó una proteína, llamada galectina-1, y se preguntó por su relación con el desarrollo del cáncer. Con diversos experimentos, encontró las primeras pistas: cuando un tumor se desarrolla, aumentan los niveles de expresión de la proteína, y a la vez se reduce el “poder” del sistema de defensas para detectar al cáncer y atacarlo.

Rabinovich siguió adelante y descubrió que la misma proteína interactúa con células endoteliales y forma vasos sanguíneos que operan como “puentes”. Le permiten al tumor recibir oxígeno y sobrevivir. Como consecuencia, las células tumorales pueden migrar a otras zonas del cuerpo y hacer metástasis. Este mecanismo fue demostrado en el desarrollo de sarcoma de Kaposi (se difundió en la revista  Journal of Experimental Medicine), cáncer de próstata, y de cáncer de mama. Entre los que participaron, figuran Diego Croci, Juan Pablo Cerliani, Mariana Salatino, Tomás Dalotto Moreno, Daniel Compagno, Diego Laderach y Lucas Gentilini. “Es un descubrimiento fantástico, con una aplicación práctica: desarrollan un anticuerpo monoclonal que podría bloquear los tumores ”, dijo a Clarín el argentino Silvio Gutkind, investigador en cáncer del Instituto Nacional Dental y Craneofacial de EE.UU.

Aún faltan ensayos para probar la seguridad y eficacia en humanos.

El descubrimiento contó con financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, del Conicet, de la Fundación Sales, de la UBA, y de la ONG británica Prostate Cancer.

 

Fuente: Diario Clarín