Después de nueve días, levantaron el piquete que mantenía bloqueada la Autopista Illia

0
196

La autovía quedó liberada luego de que los vecinos acordaran esta madrugada con Berni y Montenegro, quienes negociaron en el lugar.  Una fiscal porteña envió oficios a la Metropolitana, la Federal y la Gendarmería para habilitarlas a intervenir. La Ciudad aclaró que no se cedió “a la extorsión”

0010429489

Minutos después de las 3 de la madrugada se levantó finalmente el corte que un reducido grupo de personas mantuvo sobre la Autopista Illia durante nueve días, en reclamo de subsidios habitacionales, lo que provocó enormes complicaciones para la circulación del tránsito.

Los 20 vecinos de las Villa 31 y 31 bis de Retiro que realizaban el bloqueo decidieron dar por finalizada la medida de fuerza tras negociar desde la medianoche con el secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni; y el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro. La vía rápida quedó habilitada para la circulación de automovilistas a las 4:30 de hoy.

Los manifestantes primero se reunieron con el teniente coronel, a quien le habían garantizado liberar la autovía pero siempre y cuando pudieran acordar con autoridades del gobierno capitalino sobre los reclamos de una vivienda o subsidios que realizaban. Por esta razón, se acercó hasta el lugar el ministro de Seguridad porteño, alrededor de las 0:30 de hoy, informó C5N. El levantamiento de la protesta fue confirmado por ambos funcionarios a las 3.

“Vamos a seguir dialogando, dentro del marco de la legalidad. Lo que le pedimos hoy fue levantar la contravención (el piquete) para poder negociar”, explicó Montenegro a la prensa. De esa forma, descartó que la Ciudad haya “cedido a la extorsión” de los manifestantes.

“Se va a evaluar cada una de las situaciones de acuerdo a las problemáticas que surjan con los vecinos de la Ciudad. No se está cediendo ante una extorsión, se trata de evitar un mal mayor, por eso se les pidió levantar el corte para luego dialogar”, remarcó el titular de la cartera de Seguridad porteña.

Las negociaciones se iniciaron al filo de una jornada en la que funcionarios del gobierno nacional y de la Ciudad cruzaron declaraciones para acusarse por la inacción ante el piquete que el reducido grupo mantenía sobre esa autovía. El tránsito en la zona volvió ayer a ser un caos.
El Ejecutivo nacional se expresó a través del secretario de Seguridad, Sergio Berni, mientras que por el lado de la Ciudad lo hizo Marina Klemensiewicz, secretaria de Hábitat e Inclusión porteña. En el medio, la fiscal en lo penal y contravencional porteña Daniela Duspuy envió un oficio a los jefes de la Policía Federal, la Metropolitana y Gendarmería en el cual los habilita a que actúen en el desalojo de la protesta.
 
La autovía estuvo cortada desde el lunes pasado y la medida de los vecinos dejó interrumpido el tránsito que va por la Illia desde la calle Arroyo hacia la Costanera y desde la Avenida Lugones y Sarmiento, hacia el centro porteño.
Los manifestantes, vecinos de las villas 31 y 31, demandan viviendas o un subsidio de 50 mil pesos tras haber sido desalojados por un juez federal el domingo pasado de unos terrenos del ferrocarril Belgrano, donde se habían asentado varias en sus precarias casas.
Nación vs Ciudad
La protesta renovó el enfrentamiento entre los gobiernos nacional y porteño, luego del breve “impasse” que ambos habían mantenido tras el trabajo conjunto que encararon para atender a los vecinos damnificados por los cortes de luz, en medio de una ola de calor sin precedentes en el área metropolitana.
Por la mañana, en conferencia de prensa, Berni acusó al macrismo por el bloqueo de la autopista y dijo que era su responsabilidad liberar la autovía. “Es una autopista del Gobierno de la Ciudad, es un problema del Gobierno de la Ciudad y así lo determinó la Justicia”, lanzó y señaló que “no hay un solo funcionario porteño que pueda resolver un problema en el que 20 personas les están complicando la vida a miles de automovilistas”.
“Con un agravante: cuando el jueves de la semana pasada ese corte se levantó temporariamente, le pedimos por favor que tomara las medidas y pusiera la Policía Metropolitana para evitar que nuevamente suban a la autopista Illia y corten el tránsito”, agregó el teniente coronel.

El funcionario nacional consideró que desde el Ejecutivo porteño “han hecho oídos sordos no solamente a nuestra solicitud sino al reclamo de todos los vecinos”.
Del lado de la Ciudad, le respondió Marina Klemensiewicz, secretaria de Hábitat e Inclusión porteña. Lo llamó a la “reflexión” y sostuvo que la Capital siempre abogó por el “diálogo”. “No cederemos a la extorsión de 20 personas”, agregó la funcionaria.
“El señor (Sergio) Berni debería reflexionar porque la realidad es que este conflicto se origina porque estaban tomando terrenos nacionales”, sostuvo, y acusó de “inacción” al poder central.
En el medio, la fiscal en lo penal y contravencional porteña Daniela Duspuy envió un oficio a los jefes de la Policía Federal, la Metropolitana y Gendarmería en el cual los habilita a que actúen en el desalojo del piquete, que se extendió por nueve días sobre la Autopista Illia.