Dos muertos en una feroz pelea programada

0
160
Familiares-Carnevale-desconsoladamente-intermedio-gendarmes_CLAIMA20130722_0058_17El enfrentamiento duró media hora, hubo más de 150 balazos y ocurrió cerca del Nuevo Gasómetro. De los seis heridos, cuatro fueron de armas de fuego y uno está muy grave en el hospital Argerich.

 

 

Debió haber sido un domingo de fútbol y terminó siendo una jornada de sangre.

La interna de la barra de Boca volvió a escribir otro capítulo de violencia y muerte.

La historia del día fue un enfrentamiento anunciado que dejó como saldo a dos muertos y seis heridos. La pelea entre la barra oficial, liderada por Cristin Fido Debaux, y el sector disidente, encabezado por Marcelo Aravena, fue otro testimonio de la nueva modalidad de disputa interna por el poder en las tribunas. Y los bandos ya se prometen venganza…

La historia tiene antecedentes inmediatos durante la última semana. En el partido ante Estudiantes, el domingo 14, el grupo disidente intentó adquirir entradas para copar la tribuna. La barra oficial rompió dos de sus autos y golpeó a algunos de los rivales, con la intención de frenar la avanzada. Solamente lograron demorar la batalla un par de días.

Se sabía que lo de ayer iba a ocurrir.

Incluso lo anticipó Clarín en su edición del domingo.

El dato clave que le abrió el lugar a la pelea fue el remanente de localidades que Boca devolvió a San Lorenzo. De las 4.500 populares disponibles, 3.150 fueron vendidas por el sistema de ranking. El visitante retornó 1.878 populares y 991 plateas, el sobrante del ranking y la venta interna. San Lorenzo decidió expender los tickets en su estadio a partir de las 15, en contra de la recomendación de la Secretaría de Seguridad, que le había expresado que no era conveniente.

Sobre las 14, el grupo de la barra oficial se hizo presente en la intersección de Janer y Lafuente con el fin de impedir que la banda disidente comprara las localidades y le copara la tribuna. Los de Di Zeo, con Marcelo Aravena al frente y gente de Lugano y zona sur del Conurbano en la tropa, sabían lo que podía esperarles.

Por eso fueron armados hasta los dientes.

Fido Debaux lideró a los suyos junto a la barra de Mauro Martín y Maximiliano Mazzaro (ambos presos por homicidio). La batalla duró media hora.

Hubo más de 150 balazos. También utilizaron barras de hierro afiladas en las puntas a modo de lanzas.

Los efectivos policiales quedaron en el medio de la balacera. Varios de ellos relataron con temor lo ocurrido en la violenta escena. A las 14.49 llegó el primer llamado al SAME.

Marcelo Augusto Carnevale, de 33 años, yacía muerto en el piso, con un balazo en el tórax.

Una vez terminada la pelea, los heridos de la contienda fueron llegando a diferentes hospitales.

Un auto paró en la puerta del Santojanni y dejó sobre la vereda a Angel Martín Díaz, de 44 años, que se encontraba sin signos vitales y con un tiro con orificio de entrada en el costado derecho y de salida en el tórax. Otro hombre herido, con una bala en la rodilla, fue atendido en el mismo hospital.

En el Argerich hubo consecuencias. Carlos Alfredo Suárez, de 34 años, sufrió un balazo en el abdomen, fue operado y está grave. Gabriel Leonardo Mariño, de 39, ingresó con un tiro en un glúteo. Y Miguel Angel Chávez, al que le encontraron un carnet de socio trucho, fue atendido por un tiro en el brazo izquierdo. En la puerta del hospital hubo golpes entre allegados a los heridos. Por allí pasó, en secreto, Fernando Di Zeo, hermano de Rafael, a ver a los barras. Salió por la puerta de atrás.

Dos policías, con traumatismos, fueron atendidos en el hospital Piñero. Y detuvieron a un hombre que portaba una pistola calibre 45. Además, encontraron un arma descartada en un terreno cercano.

La familia de Carnevale llegó al lugar a las 18. Su madre se descompuso y debió ser asistida por la policía luego de conocer la noticia. Su hermana intentó despegar al hombre de la barra de Mauro Martín y dijo: “Siempre iba a ver a Boca. Era un hincha común”. Pero su padre aportó una frase que sonó a otra cosa: “Fue la banda del Rafa con los putos (sic) de Lomas y Lugano. Que vengan. Los peleo mano a mano a cada uno”.

José Monteleone, abogado de Rafael Di Zeo, intentó desligar a su defendido: “El dijo que no iba a ir nunca más a la barra de Boca y cumplió. Cuando dejó de ir, los grupos empezaron a pugnar por quedarse con el liderazgo. Una de las facciones se identifica con él para diferenciarse de Martín”. Su letrado aseguró que Di Zeo estaba junto a su familia en zona norte.

Por otra parte, Angel Díaz, el otro fallecido, tiene historia al lado de Rafa . Fue apuñalado por hinchas de River en el 2002. También estuvo acusado en la primera megacausa por asociación ilícita de La 12.

Aquella en la que lo absolvieron junto a Di Zeo y toda su barra, el año pasado, día en el que salieron de Tribunales cantando: “Es la banda del Rafa, la que vuelve de las vacaciones…” . Todo un anuncio. Como el que hizo Clarín en su edición de ayer. Como el que nadie escuchó para prevenir la sangre.

 

Fuente: Diario Clarín