EE.UU. alerta por avance de la droga en el centro del país

0
123

24/02/2014 | 07:23 El Departamento de Estado se lo comunicó al gobernador santafesino, Antonio Bonfatti, durante un encuentro en Washington. Consideran que Rosario es un paso estratégico hacia la zona de exportación.

ARCHI_186586

El gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, y su ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, trajeron de Washington un diagnóstico de la preocupación que existe en EE.UU. y en los organismos internacionales, como la OEA, el BID y el Bando Mundial, sobre el avance del narcotráfico en las provincias del centro del país, como la suya, Córdoba y Entre Ríos.

Bonfatti se reunió el 15 de enero pasado con el representante de Asuntos del Hemisferio Sur del Departamento de Estado norteamericano, William Ostick, y los especialistas detallaron una serie de características que ponen a Rosario como un “núcleo duro” del narcotráfico en el país. La expansión del tráfico de drogas y violencia disparó en esa ciudad la cifra de homicidios: 264 en 2013 y 58 en lo que va del año, consignó el diario La Nación.

“Hay una especial atención puesta en la Argentina por el impacto que ha tenido el avance del narcotráfico durante los últimos años en provincias de la zona central del país, como Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos”, apuntó Lamberto.

“Nos enumeraron una serie de características por las cuales consideran que Rosario y otras zonas del centro del país tienen hoy problemas con el tráfico de drogas”, agregó.

Durante la reunión en Washington, los especialistas del Departamento de Estado indicaron – siempre según lo publicado por La Nación– que “la droga baja desde los países productores hacia la Argentina con fines de exportación”.

En este esquema, Rosario resulta un punto estratégico por su geografía, por la confluencia de rutas terrestres con conexión internacional, como la 34 (Bolivia) y la 11 (Paraguay), y, sobre todo, por la hidrovía. Santa Fe posee 21 puertos privados y cuatro públicos.

Otro de los puntos que marcaron, es que Rosario, no centraliza las fuerzas de seguridad federales – por no ser la capital del país– y enfrenta cierta vulnerabilidad para el combate del narcotráfico.

Además, parte de la policía santafesina está bajo sospecha por sus presuntos vínculos con el narco. El procesamiento de la banda de Los Monos, grafica la situación: de los 36 imputados, diez son efectivos de la fuerza provincial.