El asesino de Angeles la estranguló con las manos

0
89
Buscando indicios. Peritos de la Policía Federal, el día en que allanaron el departamento de Jorge Mangeri.
 Buscando indicios. Peritos de la Policía Federal, el día en que allanaron el departamento de Jorge Mangeri.

Buscando indicios. Peritos de la Policía Federal, el día en que allanaron el departamento de Jorge Mangeri.
Surge de las conclusiones forenses, en base a los nuevos estudios. Así queda de lado la idea de que la chica murió en el camión de la basura. También cobra fuerza la posibilidad de un ataque sexual.

 

Angeles Rawson murió por asfixia, ahorcada por las manos de su asesino. Esa fue la conclusión más importante que la junta médica forense volcó el sábado –y que trascendió ayer– en su último informe, tras una nueva autopsia al cuerpo de la adolescente.

El equipo, conformado por 10 médicos oficiales más otros dos de cada parte, determinó que la muerte de la víctima fue por “ asfixia manual por estrangulamiento ”. Además, los peritos –entre los que hay especialistas en Tanatología, Ginecología, Clínica médica, Neumonología, Anatomopatología y Diagnóstico por imágenes– informaron que, el día de su asesinato, Angeles, de 16 años, sufrió lesiones vitales y que podría haber sido víctima de un ataque sexual.

El juez Javier Ríos había planteado una serie de dudas y, a partir de éstas, 82 interrogantesrespecto de las circunstancias del crimen, ocurrido el 10 de junio pasado. La exhumación del cuerpo y la realización de una nueva autopsia, un trabajo que duró más de nueve horas, respondieron a ese pedido, fundamentalmente porque Ríos no quedó conforme con los resultados de la primera autopsia. En aquélla, el forense Héctor Félix Konopka –desvinculado de la nueva junta médica–, había informado que Angeles Rawson “padeció de un período agónico prolongado” y murió por “aplastamiento” en un camión compactador de basura. La conclusión fue adoptada por los peritos de la defensa de Jorge Mangeri (45), detenido y único imputado en la causa.

Sin embargo, el médico forense y la genetista de la querella, Jorge Vicente Quiroga y Primarosa Rinaldi de Chieri, manifestaron su disidencia y consideraron, como lo sostienen los nuevos resultados de la junta médica, que “la muerte se produce con anterioridad a su compactación”. Más tarde, incluso, presentaron un informe en el que señalaron que la víctima fue sofocada y estrangulada por su asesino durante un ataque sexual, tal cual lo expresaría ahora el nuevo documento del equipo forense.

Sobre este último informe, el médico legista Adolfo Méndez, perito de la defensa, consideró que dentro de la junta médica “las disidencias no se disiparon”, y que la Medicina “no es una ciencia exacta, por lo que las disidencias pueden darse”.

De todos modos, las partes coincidieron en las lesiones vitales que presentaba el cuerpo, entre las que habría algunas como consecuencia de golpes de puño en el rostro.

Desde su cuenta de la red social Twitter , el abogado de Mangeri, Miguel Angel Pierri, planteó ayer algunas dudas sobre si el nuevo informe efectivamente habla de ataque sexual.

El viernes pasado, y tras dos meses de silencio, Mangeri declaró ante Ríos y se defendió al cuestionarle al juez haber “plantado” su ADN en las uñas de Angeles. “Creo que usted o auxiliares suyos armaron esta causa y plantaron ADN mío debajo de las uñas de Angeles”, le dijo el imputado a Ríos, aunque no presentó ninguna prueba que sostuviera su afirmación. Fue por eso que el magistrado ordenó que se vuelva a peritar cada una de las 10 uñas de las manos de la adolescente.

Méndez reconoció que ante la sospecha de Mangeri pidieron “una junta de expertos para que, de la misma manera que hacemos ahora una junta médica, se convoque a la Facultad de Bioquímica para que analicen si queda en el hisopado original material para hacer un nuevo examen”.

El sábado, el fiscal ante la Cámara del Crimen, Ricardo Sáenz, afirmó que, por ciertos elementos, el portero está complicado en la causa. “Con todas las pruebas que hay en el expediente contra el acusado Jorge Mangeri, no hay margen para dejarlo en libertad”, dijo, y volvió a remarcar que, a su criterio, no existió “una tercera persona” en la escena del crimen.

Sáenz también opinó sobre la acusación que el portero le hizo al juez Ríos. “No podríamos trabajar si se pone en tela de juicio cada vez que se hiciera un estudio científico”, comentó.

 

Fuente: Diario Clarín