El chavismo se impuso en los comicios municipales

0
107

El oficialismo venezolano ganó la mayor cantidad de alcaldías, pero la oposición celebró victorias en las ciudades más pobladas.

Elecciones-Venezuela

Por Agencias AP, EFE y Télam y especia

El chavismo abroquelado en el Polo Patriótico fue la fuerza más votada a nivel nacional y se quedó con el mayor número de alcaldías en los comicios municipales celebrados ayer en Venezuela, que tuvieron una alta participación para este tipo de compulsas en este país.

Por su parte, la oposición nucleada en la Mesa de Unidad Democrática arrebató al oficialismo algunos municipios emblemáticos y se impuso en las cinco ciudades más pobladas.

Contabilizado el 97,50 por ciento de las mesas de votación “con resultados irreversibles” en 18 de los 23 estados venezolanos y el Distrito Capital en las elecciones municipales de ayer, los aliados del presidente Nicolás Maduro ganaron 196 municipios en disputa, mientras que los candidatos de la oposición se alzaron con el triunfo en al menos 53.

Con estos datos, el mapa político de Venezuela, teñido en 2008 casi totalmente por el rojo de la alianza liderada por el entonces presidente Hugo Chávez, muestra cambios bajo el mando de su sucesor Maduro. Además de las alcaldías de las cinco ciudades más pobladas del país, la MUD venció con sus candidatos en la capital de Barinas, el estado natal de Chávez, quien murió el pasado 5 de marzo.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, catalogó como exitoso el proceso de ayer al reportar una participación de 58,92 por ciento de los electores.

En las elecciones regionales la abstención históricamente se ha ubicado en alrededor del 50 por ciento de los empadronados.

La alianza oficialista sumó al menos 4,5 millones de votos, mientras que el bloque opositor obtuvo 4,2 millones.

La oposición venció en las ciudades de Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal, Mérida y además retuvo la alcaldía mayor de Caracas y la capital del estado insular de Nueva Esparta, Asunción, según informaron las autoridades electorales.

Valencia, Barinas y Barquisimeto que estaban en poder del oficialismo pasaron a manos de algunos de los más enconados adversarios del presidente Maduro.

“Resulta evidente que la estrategia económica reciente del presidente Maduro, como habíamos comentado, surtió efecto en elevar su voto total”, opinó anoche a través de su cuenta en Twitter el analista y encuestador Luis Vicente León.

“Pero la remontada estratégica y comunicacional del gobierno no le permitió revertir el favoritismo opositor en ciudades principales”, añadió León en la red social.

Pasada la medianoche de Argentina (una hora y media menos en Caracas), Maduro compareció ante sus seguidores a los que arengó mientras se preguntaba “qué va a hacer la oposición ante esta cuarta derrota consecutiva en menos de 14 meses”. La alusión de Maduro apuntaba a los comicios que ganó Chávez frente a Capriles el 7 de octubre de 2012 y a la victoria oficialista en los comicios regionales de diciembre pasado. La tercera, fue su victoria, no reconocida por el líder opositor, en las presidenciales del 14 de abril pasado.

A través de Twitter, Capriles agradeció a quienes acudieron a las urnas y dieron batalla por un cambio.

El oficialismo y la oposición apostaban a lograr una mayoría contundente que superara las dudas que surgieron tras los comicios de abril, cuando ambos movimientos alcanzaron votaciones muy parejas.

En este sentido, el oficialismo endilgó anoche a la oposición el haber fracasado en su intento de un plebiscito.

La compulsa electoral de ayer se desarrolló de forma pacífica en todo el país, con excepción de un incidente violento en el estado occidental de Trujillo, donde una mujer murió baleada pero no estaba claro si esa muerte estaba relacionada con motivos políticos o no.

Con mucho en juego

Padrón. Alrededor de 19 millones de venezolanos y residentes con más de 10 años en el país estaban llamados a las urnas para elegir a 337 alcaldes, cerca de 2.500 concejales y representantes indígenas en las demarcaciones donde correspondía.

Hasta el último. Según la normativa electoral los colegios deben permanecer abiertos hasta que el último votante de las colas haya podido sufragar.