El Gobierno tildó de golpista a la Justicia por el hotel de Cristina

0
174

Capitanich_25

Capitanich la acusó de “ataque despiadado”. También, exponentes del kirchnerismo cargaron duro contra ese poder. La embestida es por la investigación del juez Bonadio.

 

Buenos Aires. El Gobierno nacional, a través de su jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, acusó a la Justicia de encabezar un “ataque despiadado y sistemático” e impulsar una “estrategia de golpismo activo” por investigar a una firma hotelera de la presidenta Cristina Fernández a partir de lo que consideró como “denuncias falsas sin ningún tipo de entidad”.

Referentes del kirchnerismo también hicieron una fuerte defensa de la Presidenta, denunciaron “persecución judicial” y acusaron a la oposición de recurrir “a sus jueces” para “intentar voltear” al Gobierno.

La diputada Margarita Stolbizer, quien presentó la denuncia ante el juez federal Claudio Bonadio, advirtió que la hotelera “es una actividad de las que se utilizan para el lavado de dinero”, sobre la investigación de la empresa Hotesur que administra el hotel Alto Calafate de la Presidenta, que no habría presentado sus balances.

Un día después de que Bonadio hizo allanar, sin resultados, las oficinas porteñas de la sede jurídica de la empresa Hotesur S.A., que administra el hotel que la presidenta Cristina Fernández posee en El Calafate (Santa Cruz), el kirchnerismo salió a contestar con fuertes términos la medida judicial.

Capitanich aseguró que hay “una clara persecución política de hostigamiento judicial”. No hace falta allanamiento. Los requerimientos judiciales se pueden hacer por solicitud formal”, argumentó, tras garantizar que la firma cuestionada presentó su declaración jurada ante la Inspección General de Justicia (IGJ) como sociedad activa en el marco de un proceso de “reempadronamiento de sociedades comerciales” que lleva adelante ese organismo.

Capitanich señaló que “este golpismo activo del Poder Judicial tiene varias patas”, entre ellas una “comunicacional de ataque despiadado” que se ejecuta “desde la oposición política” y que “también tiene ejecutores a través de jueces que hostigan permanentemente al Gobierno o a funcionarios del Gobierno”. Denunció “persecución judicial de jueces a través de lo que se denomina una estrategia claramente identificada para generar operaciones mediáticas” y “propiciar fallos absolutamente parciales con el objeto de afectar el desenvolvimiento del Estado”.

Desde el kirchnerismo, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez (FPV), evaluó que “es inexplicable el ensañamiento y la persecución judicial hacia la figura de nuestra Presidenta”, mientras que el gobernador entrerriano, Sergio Urribarri, describió la acción de la Justicia como “un apriete liso y llano”.

La titular de la bancada kirchnerista en Diputados, Juliana Di Tullio, dijo que “la oposición recurre a sus jueces para intentar voltear a Cristina”, mientras que su compañero de bloque Edgardo Depetri denunció que “armaron esta operación infame y mentirosa para ensuciar la figura de Cristina”.

El diputado Ricardo Alfonsín (UCR) rechazó las acusaciones de Capitanich y aseguró que no aporta “una sola prueba de lo que dice”. Agregó que para el funcionario “el hecho de que la Presidenta se cuente entre los propietarios de la empresa denunciada por incumplimiento de normas fiscales es prueba suficiente de la falsedad de la denuncia y de la intención golpista de la misma”.

Allanan a Gils Carbó

Espionaje. La Policía Federal realizó un nuevo operativo en la sede de la Procuración General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, para investigar si desde allí se espiaron computadoras del fiscal César Troncoso, en causas por violencia de género. Lo ordenó el juez federal Rodolfo Canicoba Corral.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior