El Luna Park seguiría ofreciendo espectáculos bajo gestión privada

0
130

0010149822La dueña del estadio, Ernestina Lectoure, falleció y donó el predio a la Iglesia. Ahora, los nuevos propietarios estudian alternativas para que siga funcionando de la misma manera.

 

Los herederos del icónico estadio Luna Park, la Iglesia Católica Argentina, pretenden que el establecimiento continúe siendo explotado, luego de que se realicen los trámites de donación de la propiedad tras la muerte de su última dueña, Ernestina Lectoure.

Voceros del Arzobispado porteño advirtieron que “lo más probable es que se ceda el manejo del predio a una empresa privada para que siga funcionando como hasta ahora “Lo más probable es que siga funcionando como hasta ahora””. También evalúan como alternativa que la propia institución administre el predio, o que lo venda, según consignaron al diarioClarín.
La razón principal radica en que en 2007 el edificio fue declaradoMonumento Histórico Nacional, status que imposibilita una modificación del establecimiento sin la aprobación de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos. Además, en 2001 obtuvo también la condición de “interés cultural” por parte del Gobierno porteño, a raíz de su emblemático rol en la difusión de espectáculos deportivos y culturales.
Este fin de semana se conoció la última voluntad de la propietaria del anfiteatro, quien falleció este 9 de febrero a los 95 años. Ernestina Lectoure, que no tenía hijos, manifestó en su testamento que dona el 95% de la empresa que administra el predio, Stadium Luna Park Lectoure y Lectoure SRL, a la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco y a la organización Cáritas, entidad que responde legalmente al Arzobispado de Buenos Aires.
En tanto, el 5% restante de la sociedad seguirá en manos de un grupo de familiares y herederos de Juan Carlos “Tito” Lectoure, sobrino de Ernestina, según trascendió en la prensa.
Esteban Livera, sobrino de Tito Lectoure y representante del capital minoritario, aclaró al matutino que aún no tuvo contacto con los nuevos dueños. “La Justicia aún no nombró a Cáritas y la Sociedad Salesiana como propietarios legítimos”, indicó. Es que todavía falta que la Inspección General de Justicia reconozca a dichas entidades como los legítimos propietarios de ese 95% del paquete accionario de acciones. Livera era el coordinador general del anfiteatro hasta febrero, cuando falleció su tía abuela.
Fuente: Infobae.com