El PJ, los K y Juez, en locros con fuertes condimentos políticos

0
167

De la Sota insistió en un pacto social nacional.  Juez sugirió a sus dirigentes trabajar para gobernar. El ministro Randazzo pidió respaldo para Cristina.

locro_1

Por Julián Cañas y Javier Cámara

El Día del Trabajador es una fecha muy cara para el sentimiento peronista. De allí que las principales fuerzas políticas de Córdoba, que tienen raíz en el movimiento que fundó Juan Domingo Perón, se esmeraron ayer en organizar multitudinarios almuerzos pensando en 2015, que será un año electoral.

Por capacidad de recursos para movilizar gente, los actos del delasotismo y del kirchnerismo compitieron cabeza a cabeza en la cantidad de militantes que convocaron a sus almuerzos.

Las huestes K se sirvieron de la estructura y de la convocatoria del Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac).

Con la presencia del gobernador José Manuel de la Sota, recién arribado de su gira por Estados Unidos, el aceitado aparato del PJ convocó a más de cinco mil personas para un gran locro en el pabellón Verde de Ferial.

Mientras tanto, en el 
“mega asado” organizado por el Surrbac en las instalaciones de la Plaza de la Música (ex Vieja Usina), más de cuatro mil personas escucharon elogios al proyecto “nacional y popular” que encabeza la presidenta Cristina Fernández, con la presencia del ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Al acto se sumaron –a la hora del arribo de Randazzo– los kirchneristas que se habían juntado para compartir un locro en el Club Rieles Argentinos, en la calle Gerónimo Cortés, del barrio Alta Córdoba.

Se trata del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, y los diputados nacionales Fabián Francioni y Martín Gill. Con ellos también estuvieron Gabriela Estévez (gerenta regional de Anses) y la exsenadora nacional delasotista Haidée Giri.

Cuando llegó Randazzo, todos ellos fueron a visitar al líder del Surrbac y de la CGT Rodríguez Peña, Mauricio Saillén, quien los recibió con los brazos abiertos y aplaudiendo las críticas que los dirigentes K le dedicaron a “los traidores (Hugo) Moyano y (Luis) Barrionuevo”, en referencia a los dos sindicalistas opositores, que impulsaron el último paro contra el Gobierno nacional.

Por su parte, el juecismo también tuvo motivos para festejar. Después de mucho tiempo sin un acto masivo, Luis Juez fue el único orador en una locreada que se realizó en el Comedor Universitario.

Los dirigentes juecistas informaron que se consumieron las 2.500 raciones de locros que se habían prepararon, más un millar de empanadas y otro de choripanes, para fundamentar la asistencia de una cifra de cercana a las tres mil personas.

Para tratar de marcar diferencias con el delasotismo y los K, desde el Frente Cívico argumentaron que cada asistente pagó un tarjeta de 30 pesos para solventar la convocatoria, “ya que el partido no cuenta con recursos para gastos de organización”, según explicaron los 
dirigentes juecistas.

Repercusiones

Los tres espacios políticos organizaron las convocatorias pensando en los comicios del año próximo, aunque con objetivos y expectativas diferentes.

El PJ trató de mostrarse unido, pese a que ya comenzaron los tironeos internos por las candidaturas de 2015. Esta vez, De la Sota se inclinó por un discurso breve, en el cual resaltó la línea argumental que viene mostrando como aspirante presidencial de diálogo y de combate contra la inseguridad y la inflación. Con el poderoso y aceitado aparato del PJ para trasladar militantes al complejo Ferial, De la Sota volvió a esquivar un pronunciamiento sobre si será o no candidato presidencial.

En la ex Vieja Usina, Randazzo habló prácticamente como candidato presidencial y pidió militar en la defensa de los logros del kirchnerismo.

Juez, en tanto, en la primera convocatoria masiva del Frente Cívico luego de la debacle electoral del año pasado en las elecciones legislativas, centró sus críticas en el delasotismo y el intendente Ramón Mestre.

El senador nacional que se sumó al Frente Amplio Unen (FAU) a nivel nacional busca nuevamente ser en Córdoba una alternativa al bipartidismo.