El presidente electo ya negocia el regreso de Paraguay al Mercosur

0
183

Paraguay-Horacio-Cartes-Asuncion-AP_CLAIMA20130423_0033_17Horacio Cartes dijo que convencerá al Parlamento para que acepte el ingreso de Venezuela, un pedido del bloque. El país había sido suspendido del organismo tras la destitución en junio del presidente Fernando Lugo.

Al día siguiente de ganar las elecciones presidenciales paraguayas, Horacio Cartes recibió el apoyo de los países de la región que habían cuestionado los mecanismos institucionales y suspendido a Paraguay del Mercosur. El mandatario electo agradeció la bienvenida que le dieron los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay, y dejó en claro que convencerá a los ofendidos senadores de Paraguay de que acepten el ingreso de Venezuela al bloque, un tema ríspido en la política interna de Asunción.

“Salir del Mercosur sería una tontería. Los senadores no pueden impedir que vengan inversiones, que vengan industrias a dar trabajo”, sostuvo en una rueda de prensa. Detrás de la decisión del flamante presidente de volver al bloque regional estaría la mano del gobierno brasileño, quien pese a apoyar la suspensión de Paraguay nunca dejó de incrementar los negocios con su vecino.

En junio pasado, y como castigo por la polémica destitución del presidente Fernando Lugo en un juicio político en el Senado, Paraguayfue suspendido temporalmente como miembro del Mercosur. Uno de los gobiernos de Sudamérica más críticos en ese momento fue el de Venezuela, quien al poco tiempo fue aceptado como nuevo integrante del bloque, lo que generó la indignación de las autoridades paraguayas. Ese ingreso, estaba bloqueado por la negativa paraguaya.

Cartes dejó entrever que está dispuesto a tragarse el sapo ynormalizar las relaciones con Venezuela, país con el que la administración paraguaya saliente tuvo muchos roces diplomáticos. Inclusive llegó a declarar persona non grata al ahora presidente venezolano, Nicolás Maduro, a quien acusó en ese momento de haber intentado sublevar a los militares para que evitara la caída de Lugo. El presidente electo paraguayo aclaró que Maduro no lo llamó, pero que le llegaron “mensajes con buena onda” de su colega venezolano.

La que sí se apresuró a felicitar al millonario empresario fue Cristina Kirchner. “Extienda mis felicitaciones al pueblo paraguayo por ejemplar jornada cívica, y lo más importante: lo esperamos en el Mercosur”, le dijo a Cartes. “Su lugar está allí en Mercosur junto a todos nosotros como siempre”, remarcó.

El uruguayo José Mujica también tuvo un gesto similar, pero fue más allá y lo invitó a participar en la próxima cumbre presidencial del Mercosur, que se realizará en junio próximo en Montevideo.

El paraguayo aclaró que no irá porque recién asumirá en agosto. Se especula con que de todas maneras viajaría, aunque en calidad de observador. También lo llamaron la presidenta brasileña Dilma Rousseff, quien se comprometió a “recomponer las relaciones” de Paraguay con el bloque, el chileno Sebastián Piñera y el peruano Ollanta Humala.

Cartes, un multimillonario de 56 años que recuperó el poder para el legendario y cuestionado Partido Colorado, “agradeció el gesto” de los mandatarios de la región y les aseguró estar listo “para normalizar las relaciones de Paraguay con los demás países”. Defendió además el funcionamiento del bloque como instancia de negociación con otras regiones del mundo. “No es lo mismo ir a golpear puertas como Paraguay o Uruguay, que ir como Mercosur”, confesó.

La rueda de prensa se demoró, y en algún momento se especuló con que sería anulada. Esto se debió a que Cartes tiene desde hace dos días un fuerte dolor de espalda, producto del nervio ciático. En todo momento utilizó un lenguaje muy diplomático, cuidado al extremo para no cometer los errores que tanta molestia le causaron en la campaña.

Uno de ellos, que resurgió ayer, fue la polémica frase que utilizó para rechazar el apoyo a una ley de matrimonio igualitario. En un canal de televisión había dicho que se iba a “pegar un tiro en las bolas” si su hijo se declaraba homosexual. “Me sacaron de contexto”, alegó, pero al mismo tiempo pidió perdón: “Si lastimé a alguien pido sinceramente disculpas”.

Aseguró que su gran desafío es hacer de Paraguay un país serio, y que el gran problema de su país es “la impunidad” y “la corrupción”. Prometió, especialmente, “inversión en el campo social” para crear fuentes de trabajo. También cuestionó a su partido por no dar respuestas a la población. “El Partido Colorado se mostró invencible, no priorizó a la gente”, dijo.

En todo momento se mostró calmo y cauto. Sólo se exaltó un poco cuando fue consultado sobre las denuncias que lo involucran en lavado de dinero, drogas y contrabando de cigarrillos hacia el Brasil. “Es absolutamente falso, no tengo ningún juicio en contra”, respondió. “Vayan al Poder Judicial y revisen. No hay nada, no hay ninguna denuncia en contra mío. Hace años que soy una figura pública en el fútbol, pero apenas ingresé a la política, surgieron ese tipo de versiones difundidas por gente mala”, afirmó.

Reconoció que estuvo preso unos 60 días en la última etapa de la dictadura, que lo acusó de irregularidades financieras, pero que finalmente fue sobreseído.

El otro tema que se tocó, y que causó sonrisas entre los periodistas presentes, fue que nunca había votado hasta estas elecciones. Explicó que eso ocurrió porque “simplemente tenía desinterés” en la política. “Me pasaba lo que le pasaba a tantos, que creía que votar no servía, porque nada cambiaría”, señaló, mostrando aún el dedo índice entintado tras el sufragio del domingo.

 

Fuente: Diario Clarín