El rector de la UNC fustigó el accionar de los activistas anti-Monsanto

0
275

escandalo-unc

Escándalo en Ciencias Agropecuarias, pese a derogar el acuerdo con Monsanto. Activistas tiraron agroquímicos. Al rector le achacaron su condición de «paciente oncológico». Cruces entre el rector y el decano. La violencia ganó en la UNC, por Javier Cámara.

 

El rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Francisco Tamarit, fustigó el accionar de activistas anti-Monsanto y calificó de «traumático e inusual» al escándalo registrado en Ciencias Agropecuarias, pese a que la facultad derogó el convenio con la firma multinacional.

«Ellos sabían que la resolución estaba derogada y no les importó para nada. La verdad es que esto nos ha afectado profundamente», indicó.

ANÁLISIS. La violencia ganó en la UNC, por Javier Cámara

Luego agregó: «Incluso hubo una persona muy iracunda que se burló, haciendo referencia a mi condición de paciente oncológico. Fue de un grado de irracionalidad, falta de humanidad y perversión».

«Es natural que en la UNC haya debate apasionado, pero lo que hemos vivido ayer es inusual. Habíamos tenido una reunión muy positiva del conjunto de decanos y este cuerpo le había pedido al decano de Ciencias Agropecuarias de la UNC, Marcelo Conrero, que se dejara sin efecto la resolución», dijo Tamarit a radio Cadena 3.

Luego en declaraciones a radio Mitre 810, sostuvo que el grupo que actuó es «externo a la UNC».

«Son sesiones públicas. Es una única puerta de acceso. Quiero lamentar que no estemos unidos repudiando a estos actores. Es fácil echarle la culpa al rectorado. El debate tiene que ser académico y de toda la universidad».

Tamarit negó que los violentos «hayan impuesto su opinión». «La diferencia es que hacia el interior de la universidad hay debate. Este gente no acepta estos métodos», agregó.

El escándalo

«Faltando poco para la sesión irrumpieron un grupo encapuchados, con virulencia, arrojando objetos, tirando líquidos (glifosato), semillas, agrediendo y escupiendo», relató.

«Hay tres personas que tuvieron que ir al médico (Conrero, el secretario General del Rectorado, Alberto León, y una docente). Se les arrojó algún agroquímico. Además había una picana. Hicieron cualquier cosa. El repudio ( de todos los decanos) fue unánime», dijo.

Ayer al mediodía, los 13 decanos –entre ellos Conrero– y el rector de la Casa de Trejo, Francisco Tamarit, habían acordado la derogación del convenio. Pero cuando en horas de la tarde, en la sesión del Consejo Superior, intentaron darle respaldo institucional a la desvinculación, irrumpió en el recinto un grupo de activistas anti-Monsanto e impidió el normal desenvolvimiento de la reunión.

Con los rostros cubiertos con barbijos y capuchas, con palos, botellas y vasos repletos de glifosato, y hasta uno de ellos con una picana para ganado, los manifestantes gritaron, insultaron, amedrentaron y hasta agredieron físicamente a Conrero y a cuanto integrante del Consejo Superior osó contradecir sus reclamos.

Conrero y sus críticas al rector

Marcelo Conrero, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, declaró: «Nosotros teníamos vinculación con determinadas empresas que venían haciendo ensayos, en ese marco decidimos institucionalizar acuerdos, entre ellas estaban Monsanto (…) Me parecía que era importante llevar conocimiento a temas que se los toma ideológicamente y no científica o técnicamente».

«El rector decía que no se condecía con una declaración que sacó la Universidad. Ahí se suscita el primer inconveniente. Decidimos suspender el convenio y generar un debate», sostuvo, en declaraciones a radio Mitre 810.

Conrero dijo que luego empezó «una campaña pidiendo la derogación» del acuerdo con Monsanto.

«Yo les expresé que me parecía que no era la forma que la universidad debía funcionar», sostuvo. «Uno ve que hay actores que tomen posturas ideológicas. Toman encuestas para decir que eso está relacionado con enfermedades», recalcó.

Conrero calificó a la situación como «triste». «El convenio ya estaba suspendido, porque yo quiero un debate pero con fundamentos», sostuvo.

«No pueden dejar a los consiliarios a la potestad de un grupo de violentos. ¿Por qué puede entrar una persona con picanas, con palos con líquidos? Me preocupa la reacción que tenemos en cuanto a preservar la integridad física de las personas», sentenció.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior