En los fierros agrícolas, vanguardia tecnológica y mayor eficiencia

0
201

Postacchini-vicepresidente-Claas-picadora-Jaguar_CLAIMA20140726_0003_27

La Rural de PalermoLas innovaciones van tras una tendencia: máquinas de más capacidad de trabajo que ahorran tiempo y costos. La expo, una ventana al futuro.

 

Los fabricantes de maquinaria siguen apostando con más innovaciones y desarrollos por la producción agropecuaria nacional, a pesar de la coyuntura comercial complicada por la que atraviesa el sector.

Entre las firmas internacionales con presencia en Argentina y que fueron parte de la exposición Rural de Palermo están Claas, John Deere y Case.

Reynaldo Postacchini, vicepresidente de la firma alemana Claas, habló de las novedades traídas a la muestra. El ejecutivo se refirió a la Quadrant 3200, una rotoenfardadora prismática que hace un fardo de mayor calidad y con mayores ventajas para el transporte. Por su parte, en la tradicional línea de picadoras, la Jaguar 494 tiene dos adaptaciones técnicas: el detector de piedras y el Dynamic Power. “El detector de piedras se introdujo este año por primera vez y funciona con un sensor de detención automática de la máquina, al momento que se detecta el obstáculo. En cambio, con el Dynamic la máquina elige la potencia de picado, de acuerdo a la densidad del cultivo. Esto trae aparejado el ahorro de combustible”, le dijo Postacchini a Clarín Rural.

En el segmento de las cosechadoras se presentó la Tucano 460, una cosechadora arrocera diseñada exclusivamente para Sudamérica. “Esta máquina fue pensada exclusivamente para el productor mediano. Tiene un chasis más pequeño pero es más robusta. Además se adapta a la cosecha de soja y sirve para un segmento de agricultores que busca cosechadoras de 25 a 35 pies y que es complementario a la línea Lexion, que va desde 35 a 45 pies de ancho de trabajo”, dice Postacchini.

Respecto a la tendencia tecnológica, el ejecutivo manifestó que el productor de todo el mundo está buscando máquinas con mayor capacidad de trabajo y más ahorro de combustible, por eso “los ingenieros las están desarrollando para que sean más eficientes energéticamente y que sus motores se adapten a las normas sobre emisión de gases invernaderos”.

En el caso de la norteamericana John Deere, la compañía llevó a la expo sus máquinas adaptadas a las tareas ganaderas. Fernán Zampiero, gerente comercial de la compañía, habló de los tractores serie 5, los cuales son ensamblados completamente en la fábrica de Granadero Baigorria (Santa Fe). “Esta serie tiene la ventaja que se puede acoplar cualquier tipo de implemento como rotoenfardadora, segadora o cargadores frontales que facilitan todo tipo de tareas”, dijo Zampiero. Además, se relanzó la línea Green System. “Esta es una marca, propiedad de John Deere, para implementos complementarios a nuestros productos. De esta forma buscamos que el productor tenga en un concesionario oficial todas las soluciones tecnológicas agroganaderas que necesita”.

Bajo el paraguas de Green System, la firma norteamericana ya lanzó una pulverizadora, una tolva, una tolva autodescargable, y una embolsadora y extractora de granos.

Uno de los aspectos que resaltó Zampiero es que la marca está desarrollando máquinas de mayor tamaño “ya que se observa una salida de contratistas del mercado y un productor de mayor escala y más ávido de comprar máquinas”, comentó.

Otra marca extranjera con presencia en la muestra fue Case, mostrando máquinas de su portfolio ganadero. Manuel Ruiz, gerente de marketing de la firma, dialogó con Clarín Rural y mostró los tractores de fabricación nacional: los Puma 205 y 225, y la línea Farmall 110 y 140. Ruiz amplió que la compañía “está buscando agrandar la oferta de máquinas de forrajes y pasturas con toda una nueva cartera de productos”, y añadió: “En el transcurso de este año y el próximo estarán llegando al mercado una rotoenfardadora de arrastre, una segadora autopropulsada, una segadora/acondicionadora y una enfardadora chica y grande, todos con la marca Case”.

Por el lado de empresas nacionales, Miguel Becchio, del departamento de Marketing de la cordobesa Metalfor, mostró, dos máquinas destacadas: una pulverizadora autopropulsada, con motor delantero, una barra de 36 metros de ancho de labor, con rodado 46 -característica muy buscada por los productores por el despeje que posee- y todos los dispositivos necesarios para hacer más eficientes las aplicaciones, explicó el técnico. Además, contó que “debido a que la fertilización es una práctica que está teniendo un auge creciente, trajimos una fertilizadora de arrastre que está equipada para hacer dosis variables y destinada a los que eligen equipos más chicos”, aclaró.

Por el lado de las sembradoras, la rosarina Fercam llevó dos máquinas, cada una destacada por sus ventajas técnicas. Una sembradora de grano fino y pasturas, de 17 líneas a 17,5 centímetros de distancia entre ellas, con estructura chica y destinada a un productor mediano, explicó Mauro Fernández, técnico de la marca. Pero además, agregó, permite el agregado del kit de grano grueso para hacer siembras a 35 o 70 centímetros.

La otra máquina es una sembradora de grano grueso, con fertilización simple, que tiene como principal ventaja su largo de 3,5 metros, que permite el transporte en ruta y caminos desde el enganche. “Vamos a lanzar nuevos modelos con este ancho de transporte”, agregó Fernández.

Por el lado de los fierros ganaderos, la bonaerense Yomel mostró tres productos que responden a la tendencia de máquinas de más capacidad de trabajo para hacer tareas en menos tiempo, según lo dicho por Jorge Luis Médica, el presidente de la firma de 9 de Julio. La novedad, el Impala Truck, es un camión fertilizador que está equipado con balanza electrónica y computadora de fertilización que le permite al productor hacer dosificaciones más precisas, explicó el ejecutivo.

Además habló de la fertilizadora de arrastre con tolva de plástico, un material que requieren los mercados externos en lugar de la chapa y la rotoenfardadora con cámara variable y procesador de fibra que, según Médica, representa un “cambio de paradigma”, ya que la máquina tiene 1,2 metros de diámetro de cámara y hace rollos de 1,7 metros de diámetro.

También en el segmento ganadero, la santafesina Richiger presentó la nueva moledora/embutidora de nueve pies que se lanzó en la expo de Palermo. Según Gerardo Richiger, el director de la firma de Sunchales, las primeras máquinas de esta línea fueron de seis pies y lo que permiten, con su sistema especial de molino martillo, es el quebrado de granos secos, con un capacidad de trabajo de 25 toneladas/hora.

“Esta es una ventana que se abre para el productor lechero que ya muele grano húmedo y quiere ajustar el manejo para vacas de alto rendimiento lechero”, dijo el directivo. “Pero, además, es probable que sea muy adoptada por grandes productores porcinos debido a la granulometría fina que hace del maíz”, agregó.

Otra marca que llegó a la feria con novedades fue la cordobesa Omar Martín. Su titular, Omar Martin, habló con Clarín Rural, sobre la pala hidráulica frontal OM590F, exhibida en el stand.

“Es un equipo que tiene gran altura de trabajo -4,2 metros-, desarrollada para mixer verticales. Además, se puede usar con 16 diferentes tipos de accesorios opcionales. Esta ventaja le aporta gran versatilidad a la pala”, explicó el directivo.

Precisión de punta

Entre los dispositivos más avanzados en tecnología de agricultura de precisión, la empresa Geosistemas presentó un mini dron, el eBee Sense Fly, que toma imágenes aéreas para hacer mediciones topográficas con gran precisión. Otro tipo de imagen que toma este avión, y que es una novedad, dijo Nicolás Miramon, asesor técnico comercial de esta firma porteña, sirve para hacer un mapa de “índice verde”.

“A partir de conocer esta información de un cultivo, se pueden hacer correcciones nutricionales o diagnosticar algún tipo de problema que haya en el lote”, explicó el técnico.

Además adelantó otra novedad, el “Weed it”, un dispositivo que se monta en una pulverizadora para hacer aplicaciones dirigidas en barbecho. Esta herramienta, explicó Miramon, por medio de sensores localiza la presencia de la maleza y hace la aplicación pico por pico, con el consecuente ahorro de agroquímicos.

Por el lado de la empresa santafesina Arag, que desarrolla tecnología para pulverizadoras, en la expo de Palermo presentaron varios productos.

Entre los destacados está uno que llegará al mercado en los próximos meses. Es la computadora Delta 80, una herramienta que permite hacer corte por secciones y pico por pico, además de que también puede oficiar de mapa de aplicación con prescripciones o de banderillero satelital para productores que hacen agricultura por ambientes, comentó Juan Molteni, gerente comercial de la firma.

También se presentó un piloto automático que se monta sobre la columna de dirección del tractor que se conecta con toda la línea Bravo 400 de la firma, que será reemplazada por la Delta 80, explica Molteni.

 

 

Fuente: Diario Clarín