En salud, se registraron aumentos de hasta el 100%

0
162

Proveedores venden a cuentagotas y con fuertes incrementos. Centros de salud agotan stock y se achican para reducir costos.

salud_5

Por Marcela Pistarini

Proveedores que suspendieron ventas o retacean la entrega de mercadería, centros de salud trabajando con el stock sin saber a ciencia cierta cuándo podrán reponerlo e incrementos de hasta el 100 por ciento en los precios de insumos médicos importados es la foto del sector de la salud en Córdoba, que no escapa a la realidad nacional.

Los acuerdos de precios anunciados ayer por el Gobierno nacional probablemente aliviarán un poco la situación, ya que es de esperar que, de a poco, se recupere la cadena de comercialización suspendida, pero no resolverán los inconvenientes que se evidenciaron en la última semana en el sector de la salud, muchos de los cuales nacieron junto con el cepo cambiario a fines de 2011.

La inflación es uno de ellos. Si a la ausencia de precios de referencia le sumamos la especulación, el único resultado posible es suspensión de ventas o entrega a cuentagotas con un ajuste de precio lo suficientemente alto que permita resguardar el valor de recambio de la mercadería.

Los precios de los medicamentos, por ejemplo, que en enero acumulan una suba promedio de 15 por ciento, difícilmente se retrotraerán a partir de los acuerdos, como tampoco los de los insumos médicos (descartables, entre otros), que en una semana registraron ajustes de hasta el 40 por ciento, llegando a duplicar su valor en el caso de los importados. Un ejemplo es el del suero, que en cuatro días aumentó entre el 15 y 20 por ciento promedio, producto del incremento de alrededor del 50 por ciento registrado en la industria del plástico. Insumos de rotación masiva, como guantes estériles y tubos endotraqueales, cuestan hoy 100 por ciento más que hace una semana.

Para Daniel Palavecino, miembro del directorio del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba, una de las principales preocupaciones es que el mercado convalide los incrementos de precios.

Incertidumbre

Incertidumbre es la palabra que mejor describe a lo que está pasando hoy en el sector de la salud. Así lo explica Néstor Jaimovich, vicepresidente de Cámara de Asociación de Empresas de Salud (Caescor), quien cuestiona el afán especulativo observado en algunas importadoras y distribuidoras.

En una semana, todos los insumos médicos incrementaron sus precios, incluso los que no tienen componentes importados.

Cuando estalló la devaluación, la mayoría de las distribuidoras cortó la cadena de comercialización, obligando a los centros de salud a agotar su stock, y modificaron la modalidad de venta: sólo entregan mercadería contra pago en efectivo o cheque, cuando antes otorgaban plazos de hasta 60 y 90 días. “Hubo días en los que por la mañana los proveedores te pasaban un precio y al mediodía ya lo habían modificado”, explica Ariel Capdevila, encargado de compras de droguería Capdevila.

Por su parte, para Gustavo Ferreyra, del Instituto Biológico Córdoba, la situación es grave y asegura que, de no llegar una pronta solución, a las pequeñas y medianas empresas les será muy difícil subsistir.

En cuanto a los centros de salud, algunos prueban una reestructuración, achicando servicios y prestaciones para reducir costos.

Advierten que no se podrá evitar un traslado a precios, que rondará el 25 por ciento promedio, especialmente en aquellos procedimientos de alta complejidad en los que todos los insumos son importados.