Enorme incendio en la Reserva Ecológica: habría sido intencional

0
112
El fuego desatado en los pastizales secos de la Laguna de las Gaviotas puede haberse debido a la acción humana.
El fuego desatado en los pastizales secos de la Laguna de las Gaviotas puede haberse debido a la acción humana.
El fuego desatado en los pastizales secos de la Laguna de las Gaviotas puede haberse debido a la acción humana.
El fuego alcanzó unos 10 metros de alto. Se desató en el sendero junto a la Laguna de las Gaviotas, que está seca.

 

La Reserva Ecológica de Costanera Sur, uno de los principales pulmones de Buenos Aires, volvió a ser escenario de un gigantesco incendio.

Las llamas comenzaron pasadas las 19 y recién pudieron ser controladas dos horas después, aunque los bomberos tuvieron que seguir trabajando pasada la medianoche. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aseguró que sospechan que el siniestro “puede haber sido intencional ”.

“Los bomberos tienen el fuego controlado, pero durará unas horas más porque está afectando una zona con pastos muy secos. Habrá que esperar las pericias, pero la primera impresión de los bomberos es que esto puede haber sido intencional, porque es difícil que haya sido un accidente”, afirmó Macri cerca de las 21.30. Entre otros elementos para la sospecha está que a esa hora la Reserva está cerrada al público, y el personal de vigilancia no está dentro del predio sino custodiando el perímetro.

El fuego se desató en un sector de pastizales secos, cerca del camino central que divide las dos lagunas sin agua y formó un frente de unos 150 metros de largo por 50 de ancho dentro de la Laguna de las Gaviotas. Pero por la acción del viento se fue expandiendo hacia el norte. Las llamas llegaron a formar una hilera de 300 metros, y superaban los 10 metros de alto.

Aunque el hospital Argerich, el más cercano, fue puesto en alerta, en el Gobierno de la Ciudad confirmaron que no hubo heridos. Además, por la ubicación de las llamas, el humo no afectó a los edificios de Puerto Madero ni otros barrios cercanos, como sí pasó en el último gran incendio que había sufrido la Reserva Ecológica, en febrero de 2011 (ver Antecedentes).

De hecho, la gente que paseaba por la Costanera a esa hora se quedó mirando las llamas con tranquilidad, porque el humo se movía hacia el río. El parrillero del puesto “El rey de la bondiola” comentó: “Ni me di cuenta hasta que escuché las sirenas de los bomberos. Después, las llamas se veían más altas que los árboles. A eso de las 8 de la noche había una franja de fuego como de 200 metros”. A las 22, ya no se divisaban llamas desde la orilla.

Es que las 350 hectáreas del pulmón verde de la Costanera Sur tiene un vasto y triste historial de llamas. En sus 27 años sufrió más de 400 incendios. Varios fueron accidentales, o por el propio comportamiento de la naturaleza. Pero, aunque nunca hubo condenados, siempre sospechó de que muchos siniestros fueron provocados para destruir el lugar y aprovecharlo para la actividad inmobiliaria.

Esta progresión de incendios llevó al Gobierno porteño a instalar en 2007 un sistema antiincendio con una cañería de 12 kilómetros.

La Reserva Ecológica comenzó a formarse espontáneamente en los terrenos que se ganaron al río en los años ‘70 y ‘80 con los escombros de la construcción de las autopistas, que generaron la aparición de plantas, árboles, insectos y animales autóctonos.

 

Fuente: Diario Clarín