“Estoy más que conforme con el fallo”

0
129

piparo_23Carolina Píparo expresó así su satisfacción por la decisión del Tribunal de La Plata contra los acusados del asalto en el que perdió a su bebé. Fueron condenados a prisión perpetua cinco de los siete imputados en la causa. Ayer, quedó en libertad Carlos Burgos.

 

La Plata. Carolina Píparo, la embarazada baleada en una salidera bancaria el 29 de julio de 2010 en La Plata, aseguró ayer que está “más que conforme con el fallo”, pero consideró que “la herida y la ausencia de Isidro no las cierra ninguna sentencia”. Tras conocerse ayer el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal 2 de La Plata que condenó a prisión perpetua a cinco de los siete imputados, la mujer precisó que “los jueces vieron el dolor” que causaron y que “siguen causando” los acusados (ver Fallo).

“Desde el primer momento creí que se iba a hacer justicia”, sostuvo Píparo, pero evaluó que no está aliviada porque los imputados tienen la posibilidad de apelar, “por lo que ahora dependen de otra instancia”.

Los condenados son: Carlos Moreno (20), considerado autor material del disparo; el otro “mo­tochorro”, Luciano López (20); Miguel “Pimienta” Silva (43) y Carlos Jordán Juárez (45), “marcadores” de la víctima, y Juan Manuel Calvimonte (25), reclutador y logística.

En tanto, Carlos Burgos, originalmente señalado como el autor material del disparo pero luego liberado de ese cargo, y Augusto Claramonte, acusado de dar “cobertura legal” a la banda, fueron absueltos.

Sin disculpas. Carolina Píparo reprochó que ninguno de los imputados le haya pedido disculpas evaluó que “nunca hubo (de su parte) arrepentimiento”, y graficó que “de hecho, vivieron el juicio de una manera relajada: charlaban o se dormían”. “Reconocí a Moreno en el momento en que lo vi”, afirmó y aclaró que esperaba la absolución de Carlos Burgos porque, para ella, “él no fue”.

Carolina, además, dijo que “tuvo que morir Isidro para que hagan una ley de salideras”, y manifestó que no cree que la de ayer sea “una condena ejemplar, sino que es lo que merece una persona que quita la vida”.

“Mi vida seguirá con mucho esfuerzo, tratando de encontrar un poco de paz, poniéndole fuerza cada día”, afirmó la mujer, y subrayó: “Por mi hija, tratamos de que la vida sea lo más normal posible”.

“Hay un antes y un después de ese día: uno se olvida de cómo era, de cómo pensaba antes de que te saquen a tu hijo”, reflexionó.

“Hito en la jurisprudencia”. El fiscal Marcelo Romero, a cargo de la investigación del caso, sostuvo ayer que el fallo fue “admirable” y afirmó que “marca un hito” en la jurisprudencia argentina.

“Este fallo es un hito jurídico. Isidro (el bebe de Carolina que murió a la semana de nacer por cesárea) fue una persona independiente de su madre, y matar a otro en el Código Penal argentino es un homicidio”, sostuvo el fiscal.

Es que el tribunal determinó que hubo una “tentativa de homicidio criminis causa” (para ocultar un delito) para Carolina Píparo, y también “un homi­cidio criminis causa” sobre el bebe que llevaba la joven en su vientre al momento del hecho y que, tras una cesárea de urgencia por el balazo que la chica había recibido, sólo sobrevivió una semana.

También minimizó las absoluciones para Carlos Burgos y Augusto Claramonte, para quienes la Fiscalía había solicitado 15 años de prisión.

“A Burgos se lo acusaba por otra salidera, pero al haber duda en su favor fue absuelto. En el caso de Claramonte, no existe prueba suficiente para adjudicar el delito, dijo el tribunal”, sostuvo Romero.

Con esta decisión, Burgos –que había llegado al juicio acusado como autor material hasta que Carolina Píparo reconoció a otro de los acusados, Carlos Moreno, como el agresor– quedó automáticamente en libertad.

Claramonte, sospechado de haber sido contador de la supuesta banda, había llegado al juicio sin haber sido detenido.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior