Expoagro cerró con promesas de cambio para el campo en 2015

0
358
De recorrida. Macri fue ovacionado por algunos chacareros, al verlo junto a De Angeli.
De recorrida. Macri fue ovacionado por algunos chacareros, al verlo junto a De Angeli.
De recorrida. Macri fue ovacionado por algunos chacareros, al verlo junto a De Angeli.

 

Macri y Massa recorrieron la muestra en su último día. Criticaron al Gobierno, pero se cuidaron al hablar de las retenciones.

 

Expoagro 2014 cerró sus puertas ayer con grandes promesas de cambio en el trato oficial hacia el sector agropecuario. Prometieron cambiar de políticas y actitudes los principales aspirantes a suceder el año próximo a Cristina Kirchner. Pueden hallarse matices en sus propuestas, pero todos –desde el oficialismo o la oposición– ofrecieron una nueva consideración sobre el rol del campo y el aporte de sus productores.

Hasta aquí, durante el transcurso de la feria agropecuaria más importante del país, habían lanzado esta promesa el peronista Daniel Scioli, el radical Julio Cobos y el socialista Hermes Binner, tres de los más firmes precandidatos al sillón de Rivadavia. Ayer fue el turno de jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y del diputado y ex intendente de Tigre, Sergio Massa.

“El campo va a ser un gran actor de mi futuro gobierno”, dijo Macri, que llegó poco antes del mediodía y permaneció casi dos horas. “Hay quesacarle el pie de la cabeza al campo”, sostuvo Massa, que arribó ni bien se retiró su eventual contendiente. En este concierto de coincidencias, a las diferencias hubo que buscarlas en minucias. Por ejemplo, que Macri llegó calzando un buen par de botas de goma, pero a Massa se le acercaron para obsequiarle un par.

Las calles de tierra resistieron la lluvia del viernes, pero el estacionamiento se transformó en un barrial y el acceso a la muestra fue problemático. Es que, aprovechando el sol, gran cantidad de gente decidió visitar la exposición en su última jornada. Esa multitud recibió con agrado el mensaje conciliador de los “presidenciables”.

Tanto Macri como Massa recibieron muestras de afecto. El primero se trasladó en un carrito. Varios chacareros lo ovacionaban cuando veían que iba junto a dos protagonistas del conflicto por la 125: Alfredo De Angeli y Luciano Miguens. Macri también se rodeó del economista Carlos Melconian, a quien presentó como “mi futuro ministro”.

Massa repartió abrazos y se mostró afectuoso. Prefirió caminar hasta el stand de Junín, municipio que dirige su aliado Mario Meoni. Su comitiva era de fuste: Felipe Solá, Roberto Lavagna, Miguel Peirano y Carlos Reuteman. El ex piloto era el único que podía disputarle popularidad, pero mostraba fidelidad: “Sergio le ganó al kirchnerismo en Buenos Aires. Después de ver eso hay que tenerle mucho respeto”, dijo.

A la hora de las palabras, Macri y Massa prometieron fuertes correcciones a la política agropecuaria de los Kirchner. “Si el Gobierno no hubiera seguido una política tan errática con los productores, hoy estaríamos exportando mucho más, que es lo que necesita la Argentina para generar trabajo y combatir la exclusión social”, señaló el jefe del PRO. “El problema más serio es que el campo tiene el pie sobre la cabeza, producto de la burocracia, la presión tributaria y la falta de política de largo plazo.

Hay que dejarlo producir ”, explicó el líder del Frente Renovador.

Ambos, cada uno a su turno, prometieron la reducción y hasta laeliminación de las retenciones a productos como la carne, el trigo y el maíz. Pero ni Macri ni Massa aseguraron que fueran a eliminar por completo el tributo que paga la soja, unos U$S 9.000 millones vitales para el Estado. Este detalle muestra que ni uno ni otro quiere tirar manteca al techo, pues se ven con chances de llegar a la Presidencia. Pero esa será una nueva historia.

 

Fuente: Diario Clarín