Francisco pidió no recitar el Credo “como papagayos”

0
174

“La fe exige dos actitudes: confesar y confiarnos”, dijo el Papa.

papa_72

Por Agencia Télam y Agencia Aica

El papa Francisco dijo hoy que la “Iglesia está llena de cristianos derrotados”, “convencidos a la mitad” y con una “esperanza aguada”, pero recordó que “la fe puede todo y vence al mundo”.

Así lo afirmó esta mañana el papa argentino Jorge Bergoglio durante la homilía de la misa que presidió en la Casa de Santa Marta, informó la agencia Ansa, según lo difundido por la Radio Vaticana.

“La fe es confesar a Dios, pero el Dios que se reveló a nosotros, desde el tiempo de nuestros padres hasta ahora; el Dios de la historia. Y esto es lo que todos los días recitamos en el Credo. Y una cosa es recitar el Credo desde el corazón y otra es hacerlo como papagayos”, dijo Francisco en un mensaje que reproduce la agencia Aica

“Creo, creo en Dios, creo en Jesucristo, creo… ¿Yo creo en lo que digo? ¿Esta confesión de fe es verdadera o la digo de memoria porque se debe decir? ¿O creo a medias? ¡Confesar la fe! ¡Toda, no una parte! Y esta fe guardarla toda, como llegó a nosotros, por el camino de la tradición: ¡toda la fe! ¿Y cómo puedo saber si yo confieso bien la fe? Hay un signo: quien confiesa bien la fe, y toda la fe, tiene la capacidad de adorar, adorar a Dios”, agregó el Pontífice.

“La fe exige dos actitudes: confesar y confiarnos. Sería bello, repetir que la fe venció al mundo, sería bello porque tantas veces somos cristianos derrotados”, dijo Francisco.

“La Iglesia está llena de cristianos derrotados que no creen en esto, que la fe es victoria, que no viven esta fe, porque si no se vive en esta fe, está la derrota y vence el mundo, el príncipe del mundo”, aseveró.

Para Bergoglio, confesar la fe exige creer no “en parte o a mitad, exige creer toda la fe, como ha llegados a nosotros, por el camino de la tradición” y añadió que “quien confiesa bien la fe, y toda la fe, tiene la capacidad de adorar, adorar a Dios”.

“Oso decir que el termómetro de la vida de la Iglesia es un poco más bajo en esto. Hay poca capacidad de adorar, no tenemos tanta, algunos si…Y esto es porque en la confesión de la fe no estamos convencidos o estamos convencidos a mitad”, subrayó.

Por ende -destacó el papa- la primera actitud es “confesar la fe y custodiarla”.

“Así como la confesión de la fe nos lleva a la adoración y al elogio de Dios, el confiarse a Dios nos lleva a una actitud de esperanza. Hay tantos cristianos con una esperanza con demasiada agua, no fuerte: una esperanza débil. Porque no tienen la fuerza y el coraje de confiarse al Señor”, amplió.