Industriales se quejan del clima de negocios y la presión fiscal

0
236

actividad-economica-1925664w300

Méndez, de la UIA, pidió menos trabas para invertir; Felippa definió la situación fabril como “montaña rusa”.

 

CÓRDOBA.- El reclamo de un alivio en lacarga fiscal y de medidas correctivas en las variables que hoy limitan la actividad, como el comercio exterior, el financiamiento y la infraestructura, marcó el final del Séptimo Coloquio de la Unión Industrial de Córdoba (UIC). Los pedidos estuvieron en boca del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, pero se trata de temas que surgieron entre laspreocupaciones comentadas por los empresarios, que miran con inquietud la caída de la actividad fabril y los problemas que afectan la competitividad, como la inflación de costos y las trabas para importar insumos.

Contundente, el presidente de la UIC, Ercole Felippa -que el mes próximo deja ese cargo-, recordó que desde esa entidad “hace años que veníamos advirtiendo sobre la pérdida de competitividad y decíamos que si no había correcciones en variables macroeconómicas, íbamos a caer en recesión”. Agregó que se habían hecho también advertencias respecto de la inflación. “La respuesta que recibimos fueron amenazas, persecuciones, aprietes”, recordó a renglón seguido, en una crítica a las reacciones hubo en su momento desde el Gobierno, que incluyeron inmediatas inspecciones de la AFIP, dos años atrás, luego de un discurso. “Esto no pasa por ser oficialistas u opositores; nuestro rol como dirigentes empresarios es plantear todo lo que afecte a la actividad productiva”, completó.

Felippa, que es directivo de la cooperativa láctea Manfrey, lamentó también que la Argentina no haya logrado ahuyentar el fantasma de la deuda, en referencia a la situación a la que llevó el conflicto con los holdouts. “Pongámosle el nombre que queramos, pero no podemos estar en esta montaña rusa que nunca sabemos cómo va a terminar.” Y pidió que se deje de demonizar a los empresarios: “No somos los culpables de que haya inflación y desocupación”.

Méndez, en tanto, marcó que entre 2007 y 2012 la presión fiscal medida sobre el PBI había subido de 29,1 a 37,4%, mientras provincias y municipios sumaban sus propias cargas. “Eso es un freno para las inversiones”, dijo, a la vez que pidió una “armonización de la carga tributaria” que surja de una solución consensuada.

El último orador del acto de cierre fue el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, que aprovechó el escenario para reiterar quejas contra el gobierno nacional, al que responsabiliza por la crisis de la actividad. “Lo que vivimos hoy no es por el fallo del juez Griesa, sino por una falta de políticas; tenemos un Estado que se quedó sin dólares y que se cansó de emitir”, apuntó.

PROVINCIA GOLPEADA

Córdoba es una de las provincias más afectadas por la caída de la producción industrial, que es mucho más pronunciada entre las automotrices y autopartistas, como resultado de la contracción de los mercados tanto de la Argentina como de Brasil, país donde las fábricas de vehículos están también en caída. En las plantas cordobesas, la situación llevó a una reducción de las horas trabajadas y a suspensiones temporarias de empleados. Eso, sumado a la caída general de ingresos reales de los trabajadores a causa de la inflación, deriva en la baja del consumo. Según el último dato oficial, consignado en un informe del Ieral, la actividad comercial en la provincia cayó un 12% interanual en abril pasado.

En la industria automotriz cordobesa, la caída acumulada en el primer semestre del año fue de 26,5%, según un informe del economista Gonzalo Dalmasso, de la consultora Abeceb.com. Para todo este año se estima que habría una disminución del 25% en el nivel de producción, algunos puntos por arriba de la contracción que tendría la producción de automotores, si en la estimación se consideran las terminales de todo el país.

Una de las plantas de Córdoba, específicamente la de Fiat, lleva el 80% de su producción a Brasil; el presidente de la compañía, Cristiano Rattazzi, reclamó aquí que, además de medidas que mejoren la competitividad, haya políticas que ayuden a diversificar los mercados.

KICILLOF CONTESTÓ A MÉNDEZ

El ministro de Economía, Axel Kicillof, le respondió ayer al presidente de la UIA, Héctor Méndez, quien había dicho que ante la falta de un horizonte cierto resulta “casi un disparate” imaginar más inversión. El ministro, en declaraciones radiales, le reclamó que no se use la situación con los fondos buitre como “excusa para no invertir”, e instó a los empresarios a “tomar riesgos e invertir en lo productivo”.

 

 

Fuente: Diario La Nación