La ciudad fue un infierno y en el sur hubo tormentas

0
176

La térmica superó los 47 grados y la temperatura, los 40. En Río Cuarto y alrededores, la caída de granizo provocó destrozos. El viernes, máxima de 23.

vacio

Por Redacción LAVOZ

rdoba sufrió ayer una de las jornadas más calurosas de los últimos meses. Sofocante e insoportable para quien no contó con las herramientas para combatirlo, ya sea pileta o aire acondicionado, y que dejó prácticamente vacías las calles del centro de la ciudad.
A las 14, la sensación térmica en capital llegó a su punto más alto: fueron 47,7 grados con 39 de temperatura, según indicó el Servicio Meteorológico de Córdoba.

Por otra parte, el pico de temperatura se registró a las 16.30, cuando el termómetro marcó 40,5º. La temperatura mínima de ayer se sintió a las 6 de la mañana, y fue de 25 grados.

En cuanto a las tan esperadas lluvias, que sólo se registraron en el sur de la provincia, el alerta de tormentas se mantiene y se esperaba que para la madrugada se produjeran precipitaciones en el resto del territorio cordobés.

De todas formas, la de hoy será una jornada calurosa y húmeda por la tarde, con una máxima estimada de 36 grados y una mínima de 26. Por la noche, según el meteorólogo Mario Navarro, hay grandes probabilidades de que se produzcan tormentas con caída de granizo, fuertes ráfagas de viento y abundante caída de agua en el centro del territorio cordobés.

La tan esperada disminución de temperaturas llegará el fin de semana, puesto que para el viernes se aguarda una jornada tormentosa, con lluvia e importantes vientos, con mínima de 21 y máxima de apenas 23.

Tormentas en el sur

Una fuerte tormenta de lluvia, viento y granizo se desató en la tarde de ayer sobre Río Cuarto. Pasadas las 16, el alerta meteorológico que preveía fuertes tormentas para el sur provincial acertó. En la mayor ciudad del interior cordobés hubo numerosos árboles, postes y carteles caídos, además de vidrieras rotas y algunos techos de galpones afectados.

El viento fue intenso, con ráfagas de hasta 70 kilómetros por hora, y el granizo tuvo en varios sectores de la ciudad un considerable tamaño, que aumentó los daños. En varios barrios se cortó el suministro de energía.

Al menos hasta las 20 se habían reportado 12 personas heridas –en ningún caso de gravedad– por efecto de golpes de mampostería, carteles volados, o roturas de vidrieras, ocasionadas por el viento.

Personal policial, de Bomberos y de Defensa Civil tomó intervención a medida que empezaron a recibir pedidos de ayuda desde distintos barrios. Además, como consecuencia de la suspensión del servicio de recolección de basura del martes, la lluvia provocó que se bloquearan algunos desagües de distintas calles que rápidamente se inundaron.

También en la zona aledaña, sobre las comunas de Holmberg, Las Vertientes y Sampacho, se dio el paso de una tormenta con similares características. En otras zonas del sur se registró sólo lluvia por la tarde.

Por el agua caída, la Policía cortó por varias horas el tráfico en dos tramos de la ruta nacional 8, a la altura de Holmberg y de Sampacho.
Mucho más temprano, por la mañana, otro frente de tormenta había descargado agua en buena parte del sur provincial. En algunas localidades, como Alejandro Roca (cerca de La Carlota) y La Cesira (próxima a Laboulaye) el agua llegó con una intensa pedrea que ocasionó daños en esas poblaciones y campos vecinos.

Un día antes, otra tormenta había dejado marcas en la misma región, sobre todo en Jovita y Huinca Renancó, donde las ráfagas al agua se sumaron ráfagas de viento que causaron algunos destrozos, aunque de menor consideración. En el resto del territorio provincial, no se había registrado lluvias hasta anoche.