La clase media de EE.UU. se muda al interior: una vida mejor y más barata

0
1719

Propiedades-EEUU-Michigan-Miami-DetroitNYT_CLAIMA20140901_0029_27

Dejan las ciudades costeras y se van a la “América profunda”, donde la vivienda y la educación no son tan caras.

 

Arcadio Ramírez, de 53 años, dos hijos, vivía hace años en Palo Alto, California, donde se había recibido de abogado y trabajaba en un estudio jurídico. Ganaba bien, pero no estaba conforme porque sabía que donde había nacido, en el interior de los Estados Unidos, podía vivir mejor. “A pesar de que en California hay muchas oportunidades de trabajo, no es un lugar donde a la familia le guste crecer: todo es muy caro, las escuelas públicas no son tan buenas. Era abogado, ganaba bien, pero me volví para Michigan, donde nací y crecí, para vivir mejor,” contó aClarín. Como Ramírez, hay decenas de miles de estadounidenses que en los últimos tiempos están abandonando las grandes ciudades costeras para mudarse al interior de los Estados Unidos. No dudan en cargar el clásico camión de mudanzas en busca de un lugar más barato para vivir. Las ciudades con mayor crecimiento poblacional son ahora las que tienen viviendas más baratas, un gran cambio desde principios del milenio, cuando en la época del crédito fácil las ciudades crecían sin importar el costo de las casas. Ahora, se duplicó la gente, respecto de 2007, que dice que el costo de la vivienda y el de vida es la clave para mudarse al interior, según recientes datos del Censo.

Los alquileres más caros y la dificultad de acceso al crédito en las ciudades costeras han hecho que la clase media se traslade a ciudades más baratas en la “América Profunda ”, y muchas de ellas hoy enfrentan un “boom” de crecimiento. Por ejemplo, Oklahoma City fue la que más se expandió desde 2011. Otras que crecieron mucho a nivel poblacional fueron varias en Texas, incluidas El Paso y San Antonio. También Columbus, en Ohio, y Little Rock, en Arkansas.

También varias ciudades en Michigan albergan cada vez más gente que viene desde las costas, donde se vive con más glamour, pero todo es más caro. Paula Sorrell, miembro de la Michigan Economic Development Corporation, una agencia estatal que está en permanente contacto con empresarios y familias que se mudan al medio-oeste, sobre todo por el menor costo de vida, señaló en diálogo telefónico con Clarín que “en esta región las viviendas son más baratas, los seguros son más baratos que en el resto del país. Cuando se llega a la edad de criar a los chicos, el medio oeste es un buen lugar porque hay excelentes escuelas públicas que son gratis. Además, la calidad de vida está más enfocada en la familia que en el trabajo. Hay más tiempo libre”, explica.

Respecto de los costos, Sorrel señala, por ejemplo, que una casa de tres dormitorios en Ann Arbor, una ciudad universitaria de 200.000 habitantes en Michigan, puede costar 250.000 dólares y en Detroit menos de 80.000. La misma puede costar medio millón o más en Los Angeles, San Francisco, Boston, Miami o New York.

En Oklahoma City los recién llegados abarrotan las listas de espera de las escuelas públicas y gozan de una casa que tiene jardín y es 10 veces más grande que el viejo departamento que quizás habitaban. Es el caso de Lorin Olson, un biólogo que se mudó de Manhattan a esa ciudad y ahora sus chicos andan en bicicleta y disfrutan de 4 dormitorios. O Tony Trammell, el integrante de un grupo de amigos que se mudó de San Diego y que pagó 260.000 dólares por una casa inmensa en esa ciudad. “Esto es al revés que la fiebre del oro”, contó Trammel a T he New York Times.

La novela “Viñas de ira”, de John Steimbeck, narra el aluvión de residentes de Oklahoma que emigró en los años 30, durante la Gran Depresión, hacia California, en busca de una mejor vida. Ahora, los nietos y los bisnietos de esos migrantes están volviendo por las mismas razones. Al revés, “Es Ira de Viñas”, señaló el alcalde de Oklahoma City, Mick Cornett.

Otras de las razones citadas por los que se mudan es el costo menor de criar a un hijo. Según un estudio del departamento de Agricultura, el gasto que genera un menor desde que nace hasta los 18 años, incluido casa, guardería, comida, educación y gastos médicos es de 245.000 dólares para una familia de clase media, con dos padres. El informe reveló que los costos difieren por cuestiones geográficas. En las zonas del nordeste (donde están New York, Boston o Washington) la cantidad asciende a 282.480 dólares, mientras que en ciudades del sur es de 230.000 y en el medio oeste descienden a 193.590. Además de las viviendas más baratas, esto ha impulsado, según el reporte, a que cada vez más hogares de clase media se trasladen a esos lugares para vivir.

Ramírez contó a Clarín que hoy vive en Ann Arbor, Michigan, en una casa de 4 dormitorios que vale la mitad de la que tenía en California. Tiene una consultora y dice que está tranquilo porque sus empleados, al igual que la gente del interior, no tiene la cultura de cambiar seguido de trabajo, como en la costa. Y eso, sumado a los mejores costos de vida, le da más estabilidad y tranquilidad. Cambió el sol californiano por el viento helado pero, como muchos en los últimos años, se mudó a la “América Profunda” para vivir mejor.

 

Fuente: Diario Clarín