La FAO destacó las políticas sociales y económicas de Argentina

0
148

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) difundió su Panorama de Seguridad Alimentaria para América Latina y el Caribe, donde destacó la reducción del hambre en el país, el incremento del salario mínimo el programa Precios Cuidados.

54897b6003e5c_260x173En un acto desarrollado en el partido bonaerense de Morón, donde inauguró un hospital zonal, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo que el informe de la FAO «nos pone como ejemplo», al tiempo que destacó el párrafo en el que se señala que «todo el poder adquisitivo que perdieron los salarios durante la crisis del 2000, fue recuperado ampliamente a través del salario mínimo» durante el transcurso de la última década.


El informe, al que se puede acceder desde la página web de la Organización, señala que el país logró cumplir las metas del milenio que había fijado la FAO, alcanzando niveles de subalimentación inferiores al 5 por ciento.

“Argentina, Barbados, Brasil, Chile, Cuba, Guyana, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas, Uruguay y Venezuela redujeron la prevalencia del hambre a menos de la mitad en comparación al trienio 1990–92”, destaca el estudio.

De ese grupo de países, «Argentina, Barbados, Brasil, Chile, Cuba, México, Uruguay y Venezuela muestran niveles inferiores al 5%”.

En lo que respecta a la pobreza, el estudio señala que “Argentina y Uruguay muestran los menores niveles de pobreza y de indigencia” en la región.

“En estos países la pobreza afecta al 4,3% y al 5,9% de la población, mientras que la indigencia afecta al 1,7% y al 1,1% de la población, respectivamente”, subraya el trabajo.

Por el lado de la producción de alimentos en el país, el informe prevé un crecimiento del 0,4 por ciento para la próxima campaña. En lo que hace al trigo, prevé un crecimiento de 9,2 millones a 11,5 millones, al tiempo que para el maíz se prevé una caída de 29 a 27 millones de toneladas.

Justamente, en el caso del trigo, la FAO hace foco en “la creación del fideicomiso para Fomentar el Cultivo del Trigo, el cual, proveniente de los derechos de exportación retenidos por el Estado, entrega un subsidio proporcional a la producción declarada por los productores de trigo, de modo de estimular la producción y con ello evitar también potenciales alzas en el precio doméstico de la harina y sus derivados”.

Para la FAO, esta herramienta habrá beneficiado en 2014 a cerca de 10.000 productores.

Otro de los puntos que destaca el informe es que, pese a las alzas registradas en los commodities en los últimos años, el salario mínimo logró cubrir las necesidades alimentarias de la canasta básica.

“Para el período de mayores alzas en el precio de los alimentos, Argentina, Chile y Paraguay, con un salario mínimo asignado, cubren las necesidades alimentarias de la canasta básica para un hogar promedio de cuatro personas; mientras que Bolivia, Perú y Uruguay, ante las mismas condiciones enfrentan limitantes para cubrir estas necesidades”, destaca el estudio.

Esta situación es explicada por la FAO porque “Argentina, Bolivia y Uruguay presentaron una tasa de crecimiento promedio del salario mínimo superior a la tasa de crecimiento promedio de la CBA (Canasta Básica Alimentaria), siendo Argentina donde se observa la mayor diferencia entre una y otra tasa”.

“En Argentina las alzas en los precios de los alimentos de fines de la década del 2000 provocaron una reducción importante en el poder de compra de los hogares. Sin embargo, la situación se ha revertido como consecuencia de incrementos importantes en el valor del salario mínimo”, concluyó el estudio.

Por último, el informe de FAO rescata la cuestión de los precios internos de la materia prima a propósito de las subas en las cotizaciones internacionales que hubo en la última década.

Para FAO, existen una “amplia gama de formas de intervención, propias de la orientación que mantenga cada país en la materia” y si bien “en general los Estados implementan unilateralmente las potestades que les corresponden por ley, en algunos casos han optado por llegar a acuerdos con el sector privado para fijar los precios de ciertos productos básicos por un tiempo determinado”.

Para el organismo multilateral, Argentina es un ejemplo de esto último debido a que «el gobierno en conjunto con las empresas comercializadoras, distribuidores y proveedores lanzó la iniciativa Precios Cuidados, un acuerdo entre las partes para mantener estables durante todo 2014 los precios de ciertos productos de la canasta básica”.

“Estos precios se revisan de forma trimestral, de modo de garantizar un margen de ganancia para los distintos actores de la cadena y a su vez un precio justo para el consumidor. Uruguay también llegó a un acuerdo con representantes de la industria para congelar los precios de más de mil productos de la canasta básica, y así enfrentar la inflación”, destacó el informe de la FAO.