La Iglesia reclamó respetar “la división de los poderes”

0
152
Pastoral-Casaretto-Iglesia-FABIAN-GASTIARENA_CLAIMA20130701_0033_17Así lo advirtió en un documento, tras un encuentro el fin de semana en Mar del Plata y en medio de la embestida del Gobierno contra el Poder Judicial. También pidió por la “calidad institucional”.

 

Después de las duras críticas de la presidenta Cristina Kirchner y de conspicuos oficialistas a la Corte por haber por haber declarado inconstitucional buena parte de la reforma judicial que sancionó el Congreso, la Iglesia salió ayer a abogar por la independencia del Poder Judicial. “Estamos convencidos de que debemos seguir trabajando con gran empeño para asegurar la plena vigencia de la división de poderes republicanos en el seno de la democracia”, se señala en el mensaje final de la Semana Social, el tradicional encuentro que organiza anualmente la comisión de Pastoral Social del Episcopado, que se realizó este fin de semana en Mar del Plata.

El encuentro reunió a numerosos exponentes del oficialismo, como el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; de la oposición, como los diputados Ricardo Gil Lavedra, Graciela Caamaño y Graciela Ocaña. También estuvieron el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, dirigentes sindicales, como los secretarios generales de la CGT Balcarce, Antonio Caló, y de la disidente, Hugo Moyano; y Víctor De Gennaro, fundador de la CTA, que hablaron en diversos paneles, junto con referentes sociales como la hermana Martha Pelloni. Además, el diputado Francisco de Narváez y su aliado José Pepe Scioli pasaron a saludar a los obispos de la Pastoral.

Las deliberaciones —que se realizaron en torno al tema “Democracia, equidad y desarrollo social— se realizaron en el hotel 13 de Julio, del gremio de Luz y Fuerza, y contaron con la presencia de más de 400 personas. Se habían iniciado el viernes con la presencia del gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien pareció salir al cruce de las críticas que recibe del kirchnerismo, al insistir con su posición conciliadora y destacar la importancia de ser tolerantes. Además, Moyano y Caló se fundieron en un abrazo. Mientras el camionero dijo que no están peleados, sino que tienen diferencias, el metalúrgico no descartó en el futuro la reunificación sindical.

Las deliberaciones tuvieron como telón de fondo los 30 años de la vuelta a la democracia, que se cumplirán en diciembre. “Hemos puesto el acento en tener una memoria agradecida por estos 30 años de vida democrática, en un camino de creciente afirmación de sus principios”, dice el mensaje final. Pero también señala que “a la vez mencionamos situaciones pendientes, pero con una mirada esperanzada en la medida que los argentinos seamos capaces de incrementar el diálogo y la amistad social, en firme compromiso con los más pobres”. En definitiva, la Iglesia deja traslucir su añeja inquietud por el estilo de confrontación del kirchnerismo desde su llegada al poder.

En el mensaje se enfatiza la importancia de la calidad institucional, en general, no sólo referida al Poder Judicial. E incluso se la menciona como remedio para los problemas sociales. “Creemos también que la calidad institucional es el camino seguro para lograr la inclusión social”, se subraya. Y se advierte que “(…) esta democracia que tanto nos ha conseguido conquistar y que hemos de cuidar día a día aún necesita seguir madurando y fortaleciéndose”. Y en un claro mensaje a toda la dirigencia, se destaca que a lo largo de los tres días del encuentro “se privilegió el diálogo en pos de la construcción del bien común”. Por si queda alguna duda, se afirma que “la promoción de las políticas públicas es una nueva forma de opción por nuestros hermanos más pobres y excluidos”. Y que “ello nos insta a ser parte, a comprometernos cada vez más en la consolidación de la democracia, promoviendo nuevos estilos de liderazgo”.

Del encuentro participaron los obispos Jorge Lozano (titular de la Pastoral Social), Antonio Marino (Mar del Plata), Eduardo Martín (Río Cuarto) y Jorge Casaretto. El Papa envió un saludo.

 

Fuente: Diario Clarín