La lluvia puede faltar después de la ola de calor

0
137

Especialistas en el análisis climático  señalaron que “las lluvias del pasado domingo, que se extendieron al comienzo del lunes, en muchos casos fueron las primeras del mes de diciembre en la región pampeana y si bien hubo sectores bien provistos, otros están claramente atrasados en la oferta de agua y esto ya marca una clara diferencia con lo que sucedía en noviembre”. 

Temperaturas-elevadas-en-la-región-Pampeana

En tanto, la consultora Granar, detalló que esto abarca “desde Rio Cuarto en Córdoba y hasta el centro de Corrientes, alcanzando de manera más desorganizada la zona de influencia de Rosario, el sur de Entre Ríos y algunos sectores del noroeste de Buenos Aires, como la zona de influencia de Lincoln”. “Al sur de este último punto las lluvias han sido raleadas y de montos en general modestos. Por otra parte, es importante destacar la buena oferta de agua que está recibiendo el NOA, las cuales si logran continuidad podrían permitir que este sector finalmente evolucione hacia condiciones aceptables”, agregó.

“Si consideramos que a gran escala y en promedio la zona núcleo debe acopiar durante diciembre unos 120 milímetros de lluvia, es razonable pensar que vastos sectores de la franja central, van perfilando el mes de diciembre como para definir un escenario pluvial empobrecido. Queda claro que los sectores que con el evento del domingo sumaron al menos 50 milímetros tienen un panorama más aliviado, sin embargo esta no es la realidad de toda la zona núcleo. Nunca pueden descartarse los eventos anómalos que promueven modificaciones abruptas, sin embargo el contexto actual es caracterizado por la estabilidad y las lluvias recién reaparecerían entre martes y miércoles próximo”, explicó el informe.

Asimismo, sostuvo que “el comportamiento que presenta diciembre no resiste una comparación con noviembre, la dinámica atmosférica se ha modificado generando un contexto más estable, con menor frecuencia de lluvias y también con un piso más bajo en la oferta de agua”.

“Estamos ingresando en un período en el que gran parte de las zonas agrícolas del país deberán soportar condiciones ambientales muy exigentes y solo en el sur de la región pampeana se verán precipitaciones. Las temperaturas máximas crecerán durante el fin de semana, pero el apogeo de la ola de calor será entre lunes y martes. El alivio recién llega el miércoles próximo, quizá con algunas lluvias pero el panorama no es promisorio”, disparó Granar.

En cuanto al consumo y las reservas, los especialistas indicaron que “las zonas sojeras principales de la franja central se hallan en condiciones cercanas a las óptimas. Las reservas deberán servir para sostener la evolución del cultivo en la próxima semana, y en este sentido lo que suceda en los últimos diez días de diciembre es de mucha importancia. La situación actual se muestra en el mapa de la arriba y el escenario más negativo se presenta debajo, en el mismo se simula la evolución del balance hídrico sin precipitaciones hasta finales de diciembre”.

“Noviembre impuso un paso muy holgado con la alta frecuencia de precipitaciones y sobre todo por su volumen. Actualmente la zona de alta presión del Atlántico toma el sector continental y disminuye la frecuencia de sistemas frontales, afectando la posibilidad de que se concreten eventos pluviales. Posiblemente el NOA sea la zona que por lo pronto este escapando a esta dinámica. Esto no es algo nuevo, su efecto es contraproducente, pero también puede modificarse en la transición hacia el mes de enero”, añadieron.

Paralelamente, destacaron que “si bien el actual contexto exige el balance hídrico, por lo pronto no puede proyectarse una persistencia de falta de precipitaciones como la que se observara el año pasado, luego de las grandes lluvias que finalizaran en la segunda década de diciembre”.

“La situación se verá más clara a medida que transitemos la última década del mes. En la transición hacia ese momento, se espera que un sistema frontal arribe a la franja central del país. La clave para ir palpitando la posible oferta de agua que esta perturbación pueda generar, será el monitoreo del flujo de humedad. Es altamente probable que el devenir del mes de diciembre aproxime la soja del mapa calculado a hoy, al que se observaría con la hipótesis más exigente a finales de mes”.

Finalmente, desde Granar concluyeron que “si este exigido escenario se valida, la presión pluvial sobre el comienzo de enero será importante. Somos optimistas para la transición intermensual, perfilándose un resto de diciembre con precipitaciones pobres y dispersas, posiblemente con algunos corredores favorecidos, pero no evidentes en el patrón de gran escala”.

Fuentes: Granar, El Rural.com

Por: Gastón Pepa | Tw: @gauchitosmu| gastonpepa@hotmail.com