La operación a Cristina Fernández obliga a reordenar el poder

0
111

Los médicos intentarán esta mañana evacuar mediante cirugía el hematoma que tiene en el cráneo. Boudou asumió como presidente interino, se mostró junto a Scioli y tiene previsto venir hoy a Córdoba.

foto1_15

Por Agencias DyN, Télam, EFE y AP

Buenos Aires. La presidenta de la Nación, Cristina Fernández, se someterá esta mañana a una intervención quirúrgica y delegó el mando en el vicepresidente Amado Boudou, en un 
clima de expectativa, no sólo por la salud de la mandataria, sino por el reordenamiento en el esquema de poder concentrado en torno de su figura en el Ejecutivo nacional y en el partido gobernante.

La jefa del Estado volverá al quirófano, esta vez en la Fundación Favaloro, de Buenos Aires, para operarse por una “colección subdural crónica”, un hematoma alojado en la cabeza producto de un traumatismo que sufrió el mes de agosto pasado, según informaron fuentes oficiales. Antes, se había sometido en enero de 2012 a una operación en el Hospital Austral, de la ciudad bonaerense de Pilar, luego de que se le diagnosticara un carcinoma papilar.

La decisión de operar a la Presidenta sorprendió ayer porque el Gobierno había informado inicialmente que se intentaría una remisión del hematoma mediante 30 días de reposo. Tras confirmarse el nuevo tratamiento, quirúrgico, la jefa del Estado delegó el mando en el vicepresidente Amado Boudou.

En horas de la tarde, Cristina ingresó a la clínica Favaloro para quedar internada a la espera de la operación. Se la vio con anteojos oscuros y el rostro muy demacrado.

Interinato

En tanto, el vicepresidente argentino, Amado Boudou, asumió el Poder Ejecutivo y encabezó varios actos oficiales en representación de Cristina.

Boudou interrumpió el sábado una visita oficial a Brasil para regresar a Buenos Aires, pero el reposo de Cristina mantenía en la incertidumbre si asumiría formalmente la Presidencia.

“Ella quiere que se mantenga la gestión y todo el equipo vamos a mantener la gestión. ¡Fuerza Cristina, fuerza Argentina, vamos todos juntos!”, aseguró ayer Boudou en un acto en la Casa de Gobierno, antes de que se formalizara el trámite notarial que lo convierte en la máxima autoridad del Estado temporalmente.

En la explanada de la Casa Rosada, Boudou se mostró junto al gobernador bonaerense Daniel Scioli, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina (h) y el secretario de Seguridad, Sergio Berni, entre otros.

Desde el Salón de las Mujeres Argentinas de la Casa de Gobierno, dialogó por teleconferencia con el rector de la Universidad de Río Cuarto; y no modificó el protocolo que prevé para hoy su presencia en Villa María, para la inauguración de un nuevo puente entre esa ciudad y Villa Nueva.

Según se anunció, vendrá junto con los ministros de Planificación, Julio De Vido, y de Salud, Juan Manzur.

En el entorno del intendente villamariense Eduardo Accastello, la expectativa original era la presencia de la presidenta Cristina Fernández, pero descartada su participación por su cuadro de salud, la única apuesta fue De Vido. “La foto con Boudou no era lo que se esperaba”, admitió un integrante del gabinete comunal.

Boudou cerró la jornada anoche tras visitar a la presidenta Cristina Fernández, en la clínica donde está internada. Minutos antes de las 21, Boudou abandonó el centro de salud a bordo de un auto blanco, sentado en el asiento del acompañante. En el mismo momento, también se retiró de la clínica la madre de la mandataria, Ofelia Wilhelm, quien había llegado más temprano para acompañar a su hija.

Galería Relacionada

DOCUMENTOS PARA DESCARGAR