La Presidenta inició su reposo; dudas por asunción de Boudou

0
80

La Presidenta habría pasado el día en Olivos, con familiares. Fuentes cercanas al vicepresidente dijeron que “ya está a cargo”. Pero hasta anoche no se había informado oficialmente sobre ese cambio institucional.

Presidenta-y-vice

Por Agencias DyN, Télam y AP

Buenos Aires. La de ayer fue una jornada de incertidumbre. Sin información oficial sobre la salud de Cristina Fernández, a quien sus médicos le ordenaron un mes de reposo el sábado, tampoco hubo precisión alguna sobre quién estará al frente de la Presidencia de la Nación hoy: si la Presidenta o el vicepresidente, Amado Boudou.

Para asumir el cargo, como ya sucedió en varias ocasiones –e incluso durante la recuperación de Cristina Fernández tras su operación de glándula tiroides en enero de 2012– Boudou debe cumplir un trámite formal ante escribano.

Fuentes del propio Gobierno habían dicho el sábado que durante el reposo Boudou tomaría el cargo e incluso indicaron que el vicepresidente había sido llamado de regreso al país desde Brasil, donde se encontraba.

Efectivamente, Boudou regresó a la Argentina, pero, hasta anoche, no se había informado ni había trascendido que hubiera realizado trámite alguno. Hasta anoche, no había ninguna mención al respecto en el sitio oficial en el que figura la agenda de la vicepresidencia.

Ayer, Parlamentario.com, un sitio que sigue de cerca al Congreso, reportó que “fuentes cercanas a Boudou” confirmaron que “ya está a cargo” del Ejecutivo, pero que cualquier declaración formal provendría del vocero oficial de Fernández, Alfredo Scoccimarro.

El hermetismo oficial no es noticia ni siquiera en este caso específico. Cristina Fernández se golpeó la cabeza el 12 de agosto cuando concurrió al Instituto Leloir. Pero eso, que dio lugar al hematoma que le ha causado la cefalea por la cual le recomiendan reposo, nunca se informó.

La incógnita institucional trasciende lo meramente formal, porque se produce en el contexto de las últimas semanas de la campaña electoral. Y sobre eso hay múltiples especulaciones. Para sectores del propio oficialismo, podría resultar riesgoso políticamente sacar a Cristina Fernández de escena en la recta final. Para sectores de la oposición, hasta podría ser incluso una estrategia con dos fines posible: generar un sentimiento de simpatía que se traduzca en votos o “despegarse” de la campaña ante un posible pobre resultado en las urnas.

La Presidenta ha venido haciendo intensa campaña para sus candidatos y sus políticas son el centro del debate electoral.

Los modestos tres párrafos del único comunicado oficial, difundido el sábado por la noche, no dicen nada sobre la cuestión institucional.

El interinato de un vicepresidente está marcado por el artículo 8 de la Constitución Nacional.

La Carta Magna es clara en que, en caso de enfermedad del Presidente, el vice debe asumir las funciones en pleno, sin margen para recortarle funciones. Boudou es una figura polémica, a la que el propio Gobierno ha alejado de la campaña electoral y ha enviado a una sucesión de viajes de protocolo al exterior en el último mes. De hecho, volvió de Brasil y tenía planeado acudir a Cannes, Francia, esta semana.

Scioli no sabe

Ayer, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, dejó claro que se trata de un punto que todavía no ofrece claridad.

“Habrá que ver que decisiones se toman”, dijo Scioli a Radio Mitre cuando lo consultaron sobre si el vicepresidente asumirá la primera magistratura mientras dure el reposo de la Presidenta.

Scioli es el principal aliado político del kirchnerismo y se ha puesto al frente de la campaña en su distrito, el más importante por su número y porque es allí donde Cristina Fernández enfrenta el principal desafío –la candidatura de su exjefe de Gabinete Sergio Massa.

Artículo 88 de la CN

“En caso de enfermedad, ausencia de la Capital, muerte, renuncia o destitución del Presidente, el Poder Ejecutivo será ejercido por el vicepresidente de la Nación. En caso de destitución, muerte, dimisión o inhabilidad del Presidente y vicepresidente de la Nación, el Congreso determinará qué funcionario público ha de desempeñar la Presidencia, hasta que haya cesado la causa de la inhabilidad o un nuevo presidente sea electo”.