La relatora de la ONU volvió a cuestionar la reforma K y el Gobierno elevó su protesta

0
85
Timerman recurrió al presidente del Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas. Dijo que la actitud de Knaul es “violatoria de los procedimientos y buenas prácticas”. “Hay potencial riesgo de que se rompa la independencia”, había dicho la especialista.

El Gobierno elevó esta tarde su “enérgica protesta” contra los dichos de la titular de la Relatoría Especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre la independencia judicial, Gabriel Knaul, sobre la reforma a la Justicia que lleva adelante el Ejecutivo argentino.

El canciller Héctor Timerman recurrió al presidente del Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Remigiusz Achilles Henczel, por la “conducta observada por la Relatora Gabriela Knaul”, la cual “sería violatoria de los procedimientos y buenas prácticas que rigen dicha institución”, en relación a su opinión sobre la reforma judicial K.

Además de resaltar los artículos que no fueron respetados, el Gobierno argentino “reserva de los medios que le corresponden para preservar el buen nombre y prestigio del país así como de la organización a la que, con tanto orgullo, pertenece”, expresó Cancillería a través de un comunicado.

Según la nota, “Knaul violó el artículo 10 del Código de Conducta del Consejo de DD.HH.” haciendo una “utilización abusiva de un recurso establecido para cuestiones de carácter excepcional en las que la vida o integridad de las personas se encontrar en peligro, aplicándolo a un caso de proyecto de ley de reforma de la Justicia”.

También señala que según el artículo 6 del Código de Conducta, los procedimientos especiales deben estar basados en “información objetiva y fidedigna que dimane de fuentes creíbles”, y la relatora Knaul “reconoce el anonimato de las denuncias recibidas”.

Cancillería también cuestionó a Knaul por no cumplir el Manual de Operaciones para los Procedimientos Especiales, en el que se encomienda a los relatores “entablar un diálogo con el Gobierno a través del procedimiento de comunicaciones antes de emitir un comunicado de prensa u otra declaración pública”.

Knaul insistió esta mañana en el peligro que existe en caso de que avance la reforma judicial K. “Hay un potencial riesgo de que se rompa la independencia” de la Justicia, manifestó en radio Mitre.

“La Justicia no es un órgano político”, expresó Knaul. “¿Por qué hay una necesidad de hacer una vinculación de los miembros de la Justicia con los partidos políticos?“, se preguntó la relatora de la ONU, que pidió no mezclar la justicia con ideas partidarias.

La brasileña manifestó que “es necesario entender que la Justicia no es el poder Ejecutivo” y sostuvo que aún no recibió respuestas ante la carta que le envió al Gobierno pidiéndole explicaciones.

“Cuál es la garantía del ciudadano de acceder a un juez imparcial e independiente para decidir y juzgar cuando sus derechos sean violados”, argumentó la relatora especial de la ONU en temas de independencia judicial. “Con esta reforma hay una gran posibilidad de que se politice el consejo de la Magistratura“, añadió.

El Gobierno ya había salido a cuestionar las palabras de la funcionaria con anterioridad. En esa oportunidad, expresó: “Resulta paradójico que quien ha recibido el mandato de proteger la independencia de magistrados y abogados, atropelle principios básicos del derecho, prejuzgando y adelantando conclusiones sin haber recibido las respuestas a las preguntas que planteó el viernes al Estado argentino”.

Yo he cumplido mi mandato y por eso llamo la atención de los gobiernos cuando hay riesgo de que se rompa la independencia del poder Judicial”, se defendió Knaul.

 

Fuente: Diario La Naciòn