La represión en Egipto ya suma 638 muertos

0
106
Desafío. Los seguidores de Mursi fueron convocados a marchar hoy contra el estado de emergencia.
Desafío. Los seguidores de Mursi fueron convocados a marchar hoy contra el estado de emergencia.
Desafío. Los seguidores de Mursi fueron convocados a marchar hoy contra el estado de emergencia.

La cifra de víctimas por el desalojo de campamentos islamistas ascendía, mientras crece la espiral de violencia con ataques a iglesias y edificios oficiales.

 

El Cairo. El gobierno de Egipto elevó a 638 la cifra de muertos y a casi cuatro mil la de heridos por la represión del miércoles a opositores del golpe de Estado, mientras que familiares buscaban ayer o velaban a sus seres queridos, entre más de 200 cuerpos, dentro de una abarrotada mezquita de El Cairo.

Pese a la unánime condena mundial, las autoridades egipcias amenazaron con seguir reprimiendo luego de que numerosas iglesias de la minoría cristiana y varios edificios gubernamentales, entre ellos la municipalidad de Giza, fueron atacados e incendiados entre el miércoles y ayer.

Controlado por Abdel Fatah al Sisi, el jefe del ejército que encabezó el derrocamiento del presidente islamista Mohamed Mursi el 3 de julio, el gobierno anunció que las fuerzas de seguridad responderán a todo ataque con balas de plomo.

A esta amenaza se sumó el llamado del movimiento Tamarrod a formar grupos barriales que vigilen calles, mezquitas e iglesias cristianas “para demostrar total rechazo al terrorismo interno”. El movimiento juvenil que lideró las multitudinarias marchas contra el gobierno de Mursi también instó a salir a la calle hoy para apoyar al gobierno de transición.

En contrapartida, la Hermandad Musulmana, la organización islamista a la que pertenece Mursi, trataba de reagruparse después de que sus campamentos de protesta fueran arrasados el miércoles y muchos líderes arrestados, haciendo un llamado a una manifestación masiva hoy en desafío al estado de emergencia declarado por un mes en todo el país y al toque de queda del anochecer al amanecer.

La violencia del miércoles comenzó cuando policías y soldados apoyados por blindados y helicópteros desalojaron a los tiros dos campamentos de protesta que miles de seguidores de Mursi mantenían en El Cairo para exigir la restitución del mandatario en su cargo.

El Ministerio de Salud egipcio dijo ayer que 638 personas, casi en su totalidad seguidores de Mursi, murieron y 3.994 resultaron heridos en los desalojos y otros hechos de violencia posteriores en otras ciudades.

También señaló que 288 de las muertes ocurrieron en el campamento más grande de manifestantes, en el barrio Ciudad Naser de El Cairo, mientras que 90 personas murieron en un campamento más pequeño en la plaza al Nahda, cerca de la Universidad de El Cairo. Otros fallecieron en enfrentamientos entre partidarios de Mursi y fuerzas de seguridad, en otras partes de la capital y otras ciudades.

En tanto, miles de simpatizantes de los Hermanos Musulmanes se acercaban con miedo a la mezquita de Al Iman, en Ciudad Naser. En el templo se improvisó una morgue, lejos del control de las autoridades.

La organización estadounidense Human Rights Watch indicó que sus enviados contaron 235 cuerpos dentro de la mezquita, al parecer no incluidos en la lista oficial de muertos.

“Mataron a inocentes, son unos terroristas”, gritaba una mujer en la entrada de la mezquita, cuyas escaleras estuvieron custodiadas por una cadena humana.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior