La UE impone a la Argentina aranceles punitivos para la importación de biodiésel

0
134

1715443w300La medida comenzará a regir mañana y afecta también a Indonesia; se los acusa de vender el producto en forma desleal.

 

 

 

La Unión Europea (UE) impondrá aranceles punitivos sobre las importaciones de biodiésel desde Argentina e Indonesia, a los que acusa de vender el producto al bloque de los 27 países en forma desleal.

Los aranceles, que varían entre el 7 % y el 11 % para las importaciones de Argentina y entre el 0 % y el 10 %, para las de Indonesia, tienen de momento carácter temporal, pero podrán concretarse en obligaciones definitivas a finales de noviembre, precisaron fuentes comunitarias. Se prevé que los Estados miembros voten sobre los aranceles definitivos, que normalmente se aplican por cinco años, antes de fines de noviembre.

La medida decidida por la Comisión Europea fue publicada hoy en el Diario Oficial de la UE, por lo que entrará en vigor mañana miércoles.

Argentina es el principal exportador mundial de biodiésel y los dos países representan el 90 por ciento de las importaciones del producto de la UE. La participación del biodiésel argentino en el mercado de la UE subió a un 22 por ciento en 2011 desde un 9 por ciento en 2009.

El Ejecutivo comunitario ya anunció en agosto la apertura de un procedimiento antidumping sobre estas importaciones. La investigación se inició a raíz de una denuncia presentada en julio de 2012 por el Consejo Europeo de Biodiésel en nombre de un grupo de productores que representa más del 60 % de la producción total de biodiésel de la Unión.

La denuncia contenía indicios razonables de la existencia de dumping (comercio desleal) de ese producto, por lo que se abrió una investigación.

La Comisión inició el pasado enero un registro de las importaciones de biodiésel afectadas.

También se llevaron a cabo inspecciones in situ en los locales de todas las empresas que tenían relación con el caso. La investigación mostró que el biodiésel producido en la Argentina era principalmente un derivado del aceite de soja; el de Indonesia, derivado del aceite de palma; y el de la UE, derivado del aceite de colza, pero también de otras materias primas, entre ellas aceites usados y aceites vírgenes.

También permitió probar que había pocas importaciones de Indonesia a la UE que no fueran objeto de dumping (entre el 2 % y el 6 %), según figura hoy en el Diario Oficial de la UE (DOUE).

Bruselas llegó a la conclusión, de hecho, de que el volumen restante de importaciones de Indonesia, así como todas las de Argentina, eran objeto de dumping.

La investigación también puso de relieve que las importaciones objeto de comercio desleal a bajo precio procedentes de los países afectados aumentaron más del doble durante el período considerado, lo que se tradujo en un aumento de la cuota de mercado en diez puntos porcentuales, desde el 9,1 % en 2009 hasta el 18,8 % a finales de junio de 2012.

Como consecuencia, la industria de la UE perdió 5,5 puntos porcentuales de cuota de mercado durante el período de considerado, un retroceso que Bruselas considera “un importante perjuicio”.

“De no imponer medidas, es muy probable que se mantenga la tendencia negativa de la situación financiera de la industria de la Unión”, afirma la Comisión.

“La imposición de medidas restablecería la competencia equitativa en el mercado” y “daría a la industria de la Unión la oportunidad de empezar a recuperarse del dumping perjudicial constatado durante la investigación”, agrega.

La Argentina e Indonesia han respondido diciendo que sus medidas cumplen con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Indonesia había dicho que podría quejarse a la OMC si la UE impone penalidades. La Argentina, en tanto, abrió un caso en la OMC contra las normas de la UE para la importación y la comercialización de biodiésel.

 

Fuente: Diario La Nación